Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

Señor, ¡una tarta light por favor! Bizcocho Integral de Aceite de Oliva

Últimamente, y a consecuencia de los atracones navideños, la gente nos escribe pidiendo que demos recetas de postres ligeros. Y es verdad que existen innumerables opciones para endulzarnos el paladar y no incurrir en un exceso calórico, que posiblemente se traducirá en kilos no deseados. Pero para mí esto de elaborar postres que encajen dentro de algún régimen de adelgazamiento no me seduce demasiado.

En mi caso, si estoy a dieta, ¡estoy a dieta y punto! Es decir, como frutas, tomo zumos, yogures e infusiones… De ningún modo me apetece comerme o preparar un sucedáneo engañoso de postre. Pero esa soy yo.

Además, debo confesar que soy absolutamente detractora de las dietas que no sean dictadas por el sentido común. Poner en riesgo la salud tomando brebajes y pociones mágicas, o sometiendo el cuerpo a hambrunas absurdas no va con mi filosofía. Claro que en la adolescencia caí en algún que otro médico que se había puesto de moda en Caracas (donde siempre hay un nutricionista súper wow que hace su agosto gracias a las pijas caraqueñas) que con sus pastillas milagrosas te quitaba el apetito y los kilos de más en lo que canta un gallo. Había supuestos nutricionistas que ofrecían «el cuerpo 10» inyectando a la paciente desde placenta de cordero, extracto de alcachofa… o recetando merengadas de químicos que substituían a las comidas principales. Y, por supuesto, vendiendo pastillas de placebo (en el mejor de los casos) a precio de oro en polvo.

Indiscutiblemente, también había, y siguen ejerciendo, nutricionistas y endocrinos muy profesionales y serios que en caso de necesitar ayuda médica para bajar de peso son los más indicados. Lo que pasa es que al ser realistas y no ofrecer milagros tienen menos éxito de masas.

Pensando en el tema, y para no decepcionar del todo las peticiones, os daré algunos tips de cómo hacer un bizcocho más sano (lo que no significa que adelgace o sea dietético). Un buen comienzo es sustituir la mantequilla por aceite vegetal, y mejor incluso si es de oliva suave (para An einem Live online roulette Tisch spielen mehrere Spieler, diese konnen sich untereinander und mit dem Croupier mittels Chat unterhalten. que no invada el sabor). Utilizar harinas integrales, ya que se digieren mejor. Edulcorar con azúcares sin refinar, miel (no obstante, tiene alto nivel glucémico) o sirope de agave (este último exige cambios en las cantidades de otros ingredientes líquidos e incluso en las temperaturas y tiempos de cocción de las recetas. Ver tip 4) e incluir algunas frutas frescas en la preparación.

Siguiendo estos mismos consejos, e incluso prescindiendo del huevo, les traigo un pastel sabroso, suave y hasta se podria considerar vegano, que cuando lean los ingredientes pensarán que en vez de un bizcocho es el aderezo de una ensalada, entre aceite, vinagre, sal y miel, sólo faltaría la mostaza para tener una vinagreta. Pero lo cierto es que en las cantidades indicadas resulta un pastelito que le quita el antojo de dulce a cualquiera, sin incurrir en excesos trascendentales.

Dos capas de bizcocho integral de aceite de oliva, relleno de nata (no vegana) endulzada con sirope de agave (en lugar de azúcar glas) y frambuesas nos tocan unos acordes de trompeta para comenzar el año con buen humor y dulces notas.

 

 

A continuación la receta del Bizcocho Integral de Aceite de Oliva.

 

 

1/2 taza de Azúcar Moreno
1/2 taza de miel
1/3 de aceite de oliva suave
2 cucharaditas de vinagre de vino blanco
2/3 de taza de agua
1 cucharadita de Vainilla
2 tazas de harina de trigo integral (usé ecológica)
1 cucharadita de polvo royal
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal

Precalienta el horno a 180º C/ 350º F.
Tamiza la harina, la sal, polvo royal y el bicarbonato. Reserva

Mezcla en el recipiente con unas varillas manuales (no es necesaria la batidora eléctrica) todos los líquidos: azúcar,  miel,  aceite, agua, vinagre, vainilla. Que quede bien integrado. Luego, añade los secos e integra de forma suave y envolvente hasta conseguir una masa homogénea y consistente.

Vierte la mezcla en un molde de 20 cm. o dos moldes (si quieres hornear las capas por separado) previamente engrasados, enharinados y/o forrados con papel sulfurizado. Hornea por 40 – 50 minutos si toda la mezcla está en un molde o 30-25 minutos si divides la mezcla.  Verifica si está lista si el palillo sale límpio. Deja enfriar sobre una rejilla.


Para el relleno
Basado en Elana’s Pantry ( blog sin gluten y ecológico)

1 taza de nata para montar (fría)
2 cucharadas de sirope agave
Frambuesas al gusto (o cualquier fruto rojo)

Montar la nata en la batidora eléctrica con las varillas hasta que esté firme, añadir el sirope, batir hasta obtener picos. Puedes terminar de montar a mano para evitar que se corte. Coloca la nata en una manga pastelera con la boquilla seleccionada y coloca sobre una de las capas de bizcocho. También puedes hacerlo con una espátula.

Coloca algunas frambuesas sobre la nata, y cubre con la segunda capa de bizcocho.  Decora la superficie al gusto y coloca más frutos rojos y si quiere unas nueces.

 

Tips:

1. Es muy importante tamizar la harina integral para obtener un resultado más fino.
2. Cuando trabajes con harina integral mide la cantidad de harina que pide la receta después de tamizarla.
3. Puedes sustituir la nata por yogur natural.
4. Puedes leer aquí todas las recomendaciones del uso del sirope de agave en bizcochos y aquí las proporciones de substitución de mantequilla por aceite de oliva.
5. Sirve la tarta en un Cake Stand.
6. Este modelo de tarta fue el que hice para el vídeo, si quieres ver un PAP en reverso pincha aquí

 

Foto: Marcos Davi

Hace un año:  Espai Sucre. Vasitos de chocolate, yogur y frutos de bosque.

COMMENTS

  • 17 enero 2012

    Pues será light pero no veas qué presencia más imponente tiene.Besos.

  • 17 enero 2012

    ¡Es un bizcocho estupendo! Me gusta un montón tu propuesta un poco más light (que no adelgazante, jeje).

  • 17 enero 2012

    Te quedó estupendo, me ha encantado!!! Nunca he estado a dieta pero debe ser durísimo y yo creo que no hay secretos ni milagros, sólo quemar más calorías de lo que se ingiere!!!

  • 17 enero 2012

    meloguisomelocomoto

    Pienso igual que tu. Las tartas y bizcochos son todo menos light, aunque sí sea posible hacerlas más saludables, com tu dices. Así que si estamos a régimen o nos olvidamos de este tipo de postres o, como hago yo, lo pruebo todo pero, con moderación. Si me tuviese que privar totalmente de placeres como el que tu presentas, qué sentido tendría la vida… Un beso

  • 17 enero 2012

    Tarta y light parecen dos términos incompatibles, aunque parece que » lo has conseguido con esta magnífica tarta.

    Nunca he hecho dieta, prefiero comer de todo, aunque en plato pequeño y los dulces con sentido común, pero sin culpa.

    ¡Hasta pronto!

  • 17 enero 2012

    Hola guapa! ya estoy de vuelta! que tarta tan divina!! y sí que combienen postres un poco más ligeros, que después de fiestas viene una con exceso de equipaje 🙂
    Un beso fuerte!

  • 17 enero 2012

    Jajaja…tiene una pinta espectacular, pero me parece a mi que por muchas cosas integrales que le pongamos a los postres, siempre engordaran algo!:)
    Te quedo preciosa…un besicoo

  • 17 enero 2012

    Me sorprende muchísimo el uso del vinagre, tengo que intentarlo!
    Aunque estoy contigo amiga, no hay bizcochos lights, ni dulces lights… la dieta mejor con cabeza y no tirarnos a los milagros. Besitos

  • 17 enero 2012

    Pues el bizcocho no sé si será de dieta o no, pero tiene un aspecto impresionante!
    Yo también pienso como tú respecto de las dietas. En el pasado hice algunas tonterías y me jorobé las tiroides. Cuando estoy a dieta (como ahora) lo que hago para quitarme las ganas de dulce es tomarme un cuadradito de chocolate puro, no me echa a perder la dieta y me la hace más llevadera.
    Lo dicho, tremendo pastel
    Besotes

  • 17 enero 2012

    el secreto es comer de todo pero poca cantidad si se tiene una vida sedentaria y sino comer pero despues ya puedes buscar la manera de hacer deporte paar quemarlo.
    La tarta magnifica como debe ser.
    saludos

  • 17 enero 2012

    Qué mala es la dieta… a mi me gusta demasiado comer, y valoro demasiado a mi organismo como para ponerlo en peligro de cualquier manera.
    Este bizcocho querida mía, es demencialmente bueno y hermoso.
    Besos!!

  • 17 enero 2012

    totalment d’acord! les dietes han de ser seguides per un metge, no podem fer tonteries amb el nostre cos. També penso que que si fem dieta no fa falta enganyar-nos… però aquest pastís, si et sóc sincera, me’l menjaria ara mateix!!! i no estic a dieta! jajajajajaja. Petonets

  • 17 enero 2012

    Nena que bo!!!! no ho sembla light!!! pintaza me lo llevo!!!Bss

  • 17 enero 2012

    no puedo con este pastel, se ve deliciosisimo y además de que es light o por lo menos con menos calorias que otros, me encantaría hacerlo pronto

  • 18 enero 2012

    Un pastel delicioso. Yo no me he puesto nunca en serio en ninguna dieta quizás porque tampoco me ha hecho falta, mi solución es no comprar bolsas de patatas, bollitos y ese tipo que comida que son más bien golosinas, si no lo tienes en casa, ya no lo comes. Y luego por supuesto hago siempre que puedo los dulces en casa, que suelen estar más buenos y tienen menos productos químicos y calorías que los comprados en tiendas. Me gusta mucho la receta seguro que la hago.
    Un abrazo

  • 18 enero 2012

    Tens tota la raò en el tema dietes, molt millor cuidar-se durant tot l’any i donar-se capritxos sense tan remordiment. Al cap i a la fí la vida sana és alguna cosa més que maltractar el cos durant 15 dies a base de pastilles o beuratges extranys oi? Tot i així, m’encanta la teva recepta, i el que no hi hagi ou m’ha deixat ben sorpresa, t’ha quedat preciós i saníssim! 😀

  • 18 enero 2012

    Tiene una pinta estupenda!! complicado el blog con una dieta, lo tienes lleno de tentaciones!

    Deporte mucho deporte! al final es el 50% de una dieta, comer sano y quemar, este es mi mantra para justificarme las agujetas semanales de yoga 🙂

    Un beso!

  • 18 enero 2012

    pues me gusta esta receta para estos días que como tú, tb. a dieta. jajaja. Me ha encantado lo de las pijas caraqueñas. Bss guapetona.

  • 18 enero 2012

    No siempre digo que visitar blogs y estar en dieta no es compatible… Yo soy incapaz de plantearme una dieta… si veo algo me gusta no puedo resistirme.

    Si que intento reducir el azúcar, sustituir nata, por yogur o por leche evaporada … pero vaya muy pocas veces la verdad.

    Un beso

  • 18 enero 2012

    Ana!

    Qué buena pinta tiene tu bizcocho light, aunque opino igual que los bizcochos son todo menos dietéticos, este es bastante más saludable.

    Un beso,

    Valen

  • 18 enero 2012

    si es light, pues mejor, pero el caso es que tiene un aspecto mas que apetitoso…!!!
    bss

  • 19 enero 2012

    Un bizcocho riquísimo, no sé si engordará mucho, pero sanote se ve.
    Yo también soy de las que las dietas son dietas y hay que usar el sentido común, también hay que resignarse con el cuerpo que tenemos, no se puede pretender ser una top model cuando tu esqueleto no lo permite, por eso: sentido común.

    Besos

  • 19 enero 2012

    Yo prefiero los bizcochos de aceite de oliva porque son más sanos y además me gusta el sabor del aceite.
    Muchas gracias por los consejos. Seguro que el bizcocho está rico.
    Besos.

  • 20 enero 2012

    Me encanta y además light que necesito desenturronarme un poco jejeje. Se ve delicioso¡¡
    Besitos

  • 20 enero 2012

    Si es que no tenemos remedio, estamos empachados pero pedimos dulces, yo este me lo llevo.
    Un beso

  • 21 enero 2012

    Ainsssssss yo soy capaz de dejar de comer salado y ponerme a ciegas con esta maravilla de tarta. Haciendo un esfuerzo me la puedo acabar enterita con ella.

    Besos.

  • 22 enero 2012

    Una tarta increíble, con una presentación fantástica!!!
    Preciosa!
    Besitos

  • 22 enero 2012

    Yo cuando estoy a «dieta» suelo curarme en salud preparando postres…que no como, pero que curiosamente sé que lo disfrutan igual mis personas más queridas y a través de eso, lo disfruto en aromas… 😀

    Este bizcocho es ideal, a mi Madre le fascinan y además esta divino 😀

    Besos mil.

  • 23 enero 2012

    Amb dieta o sense, m’hi tiro de cap!!! jajajaja La veritat és que jo no n’he feta mai (no crec que en fos capaç) però he vist a la gent fer unes bestieses… s’ha de tenir sentit comú, com molt bé dius!
    Petonets!
    Sandra

  • 23 enero 2012

    Aaaaa no la había reconocido, con lo que me gustó el video. Yo suelo sustituir la mantequilla por aceite siempre que puedo, me resulta muy interesante el enlace que has puesto. Gracias por la receta y la información.
    Un besote 🙂

  • 26 enero 2012

    Carla

    Una pregunta…a que temperatura el horno???:) y las tazas son 400g o 500g??graciaaas

  • 26 enero 2012

    Carla

    Hola, una pregunta?a que temperatura hay que poner el horno?y una taza son 400 o 500gramos???muchas gracias