Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

Muestra Gratuita. Cheese Cake de Jengibre

Ayer comencé las clases pre-parto, que la verdad sea dicha, es de las charlas menos glamorosas en las que he estado nunca. Interesante, mucho, pero en exceso explícita. Supongo que es lo que toca escuchar y aprender cuando estás en la recta final de un embarazo. Además, es bastante divertido ver la cara de los futuros padres presentes (estaban casi todas las parejas, cosa que me sorprendió gratamente, pues suelen no poder o no querer asistir a este tipo de eventos), quienes si deciden formar parte de ese momento, no está de más que dejen los tabúes femeninos y se suban al barco activamente.

No se preocupen que no les voy a contar de qué iba la sesión, porque las que ya han pasado por eso lo saben perfectamente y las que no, probablemente les interese un pimiento y medio conocer esa información en un espacio culinario. Sin embargo, no me podía morder la lengua con la despedida de esta primera clase.  La matrona nos dijo:  “antes de irse les daré sus canastillas de regalo” y nos dio dos cajas que imitaban pequeñas maletas con estampados infantiles, en teoría productos que puedes aprovechar o probar una vez nacido el bebé.

Cuando llegamos al coche, Guille se dispuso a abrir la primera caja y ya en marcha describía su contenido:

– “Una muestra de cereal a base de fibra”. Ábrela que tengo hambre, le respondí.  Estaba bien buena.

– “Una botella de agua mineral marca tal”. Ábrela también que llevo horas muerta de sed, dije.

– “Una revista del mes de diciembre con moda navideña para los niños”.  Chico, pero podrían actualizar la revista, comenté.

Y así continuó el trayecto, hasta que llegamos a casa y pude examinar por mi misma la utilidad del contenido. Claro que te dan una gran cantidad muestras gratuitas de algunos productos, como era esperarse. Pero lo que me sorprendió no muy positivamente es la cantidad de basura que se genera para captar a las futuras madres. Una tonelada de panfletos, flyers y anuncios que no venían a cuento…  como por ejemplo publicidad de un coche que gracias a que ahora tenía más puertas era perfecto para convertirse en un coche familiar. ¡Venga ya!  Otra marca de coche que vale unos 25000€ y su oferta rezaba: «si te compras este gran vehículo bla bla te regalamos la sillita para llevar a tu bebé». ¿No os parece que saldría más barato gastarse 200 € en la sillita? Y así un sinnúmero de papelotes que buscan que te registres en una base de datos a cambio de un regalo poco, o nada, útil.

Es verdad que algunas cositas pueden ser interesantes, porque si eres madre primeriza, igual ni sabes de la existencia de algunas, ¿pero por qué la necesidad de diseñar e imprimir a pleno color millones de papeles que acabarán en la basura? ¿No será mejor acompañar el regalito, o gancho comercial, con algo menos contaminante o formatos más pequeños?  Ya les digo, en mi caso, lamentablemente acabarán en el contenedor de papel esperando que sean reciclados.

Con eso en mente llegué al obrador esta mañana y me dispuse a reciclar un poco lo que tenía a mano para hacer el postre del día. Tenía unas galletas de jengibre que me sobraron de una presentación de la semana pasada. Con ellas decidí hacer una corteza maravillosa para este Cheese Cake, al que en lugar de ponerle crème fraîche (como suelo hacer) añadí crema agria que tenía en la nevera, a la que no le quedaba mucho tiempo de vida según su fecha de caducidad. Un postre estupendo, sencillo, lujuriosamente cremoso y rústico… Como saben el favorito de Guille, esta vez con algunas variaciones y matices…

 

 

A continuación la receta del Cheese Cake de Jengibre

 

 

2 1/2 tazas de galletas de jengibre trituradas
60 gr. de mantequilla derretida
600 gr de queso philadelphia  (3 paquetes)
3/4  taza de azúcar
2 huevos
1 pizca de sal
1 cucharadita de extracto puro de vainilla
1 ½ taza de Crema Agria
2 cucharadas de harina tamizada

Precalienta el horno a 180ºC/350ºF

Mezcla las galletas de jengibre trituradas con la mantequilla derretida hasta que todas las migas se vean húmedas. Vuelca la mezcla sobre un molde desmontable de 20 cm. y esparce y aplana las galletas con el reverso de una cuchara. Además de forrar la base, sube unos 3 centímetros por las paredes del molde.

En un bol, coloca el queso y el azúcar y la pizca de sal, bate hasta tener una mezcla suave, añade los huevos uno a uno, con cuidado de no incorporar mucho aire. Añade la vainilla y la crema agria, remueve un poco más. Por último, agrega la harina tamizada e incorpora con espátula.

Vierte la mezcla en las base de galletas previamente extendida y hornea por 30 a 40 minutos a baño maría. O Hasta que se vea cuajada en los bordes pero un poco inestable en el centro.

Deja enfriar sobre una rejilla y luego refrigera por unas 3 horas para que se asiente del todo. Desmolda y sirve con la mermelada o topping de tu preferencia.

 

Tips:

1. No batas demasiado los ingredientes, pues no queremos encontrarnos burbujas ni grietas en el pastel.
2. Hornear a baño maría consiste en colocar nuestro molde sobre una bandeja o molde más grande con un par de dedos de agua para ralentizar el proceso de cocción. Al utilizar un molde desmontable es recomendable forrar con papel de plata para que no se cuele ni una gota de agua en el pastel.
3. Puedes dejar enfriar un rato dentro del horno, con el horno apagado, así no sufrirá un shock de temperatura. Lo que a veces supone grietas en la superficie.
4. Si no tienes galletas de jengibre hazlas con alguna que tengas a mano, de canela, tipo digestive, oreo.
5. Recicla y aprovecha todo lo que hay en tu nevera…

 

Hace un año: Señor, ¡una Tarta Light por favor! Bizcocho integral de aceite de oliva

Hace dos años: Espai Sucre. Vasitos de Chocolate, Yogur y Frutos del Bosque

COMMENTS

  • 15 enero 2013

    Me encanta la receta! La probaré! Y en cuanto a lo de las canastillas…uf! yo pasé por ello 2 veces y me harté de tirar cosas, pero en fin si lo hacen será porqué algo sacaran de provecho!

  • 16 enero 2013

    saps que no vaig fer curset prepart pel Boletet?? pensava que si el feia a l’hora de la veritat no em serviria de res, jajajajajaja, així que no vaig rebre cap mostra. Gaudeix de la recta final, que quan arribi el petit encara és millor! ;P

  • 17 enero 2013

    La receta una ricura…y paciencia que los cursos son así, recuerdo cuando acompañaba a mi hermana…no sé yo si eso aniquilo mi instinto maternal…jajajajaja 😉

    un besote.

  • 18 enero 2013

    La verdad es que yo ni me acuerdo de los cursos pre-parto pero te aseguro que hace 25 años no te daban toda esa ristra de publicidad. ¡Qué barbaridad!
    Una tarta para chuparse los dedos.
    Muacs