Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

La Resurrección. Financiers de Pera, Avellana y Mantequilla Tostada

Era conocedora de las grandes delicias gastronómicas del cereal al que llamamos arroz, un indispensable en casi todas las mesas del mundo, en diferentes formatos: bomba, arborio, basmati, largo… siempre está invitado a las comidas en sus innumerables preparaciones. Lo que no sabía era que tenía propiedades sobrenaturales.

Hace menos de un mes había dado sepultura a mi tan querido y últimamente aborrecido Blackberry, pues mis generosos tíos me habían hecho un regalazo: el Iphone 5.  Yo, dichosa con mi nuevo artilugio electrónico, ¡una nave! Guille, feliz de que no le robase el suyo.  Leo, harto de que le hiciera tantas fotos con filtros idiotas. En fin, un tesorito.

Pero el viernes, cuando subía al obrador a trabajar después de comer, no se me ocurrió mejor idea que llevarme conmigo media botellita de coca-cola que me había sobrado de la comida. Por aquello de chutarme un poco más de cafeína para trabajar y sobrevivir a la, tan temida, hora del burro.

Iba camino al coche cuando comienzo a ver una estela de gotas a mi paso.  La coc-acola estaría mal cerrada, pienso.  Abro el bolso para mirar de donde venía la filtración y me encuentro con una piscina de color marrón, la botella completamente vacía y mi portamonedas, llaves, tarjetas de presentación flotando como islas. ¿Y el móvil? Se preguntarán ustedes… pues mi recién adquirido y amado teléfono estaba sumergido en las profundidades. Casi me da un síncope.

Lo rescaté rápida y procedí a casi desnudarme para que mi camiseta absorbiera toda la humedad que pudiera haber entrado por las agujeros y demás botones. Me monté en el coche, lo encendí veloz y acerqué lo más posible el artefacto a la ráfaga de aire acondicionado, a toda mecha, para que las posibles gotas que hubieran en el interior se esfumaran. Pero empecé a ver como la pantalla ya no respondía, se desvanecía…  se dibujaban rayas verticales. Incrédula puse el piloto automático camino a casa para ver si Guille se unía a las medidas de primeros auxilios, que por ahora parecían fallidas.

Sin cinturón de seguridad, con la mano aún pegada al aire acondicionado, sin cambiar de marcha, llegué a casa compungida con el moribundo en la mano, que ya sólo dejaba ver en la translucida pantalla una manzanita despidiéndose.  Lo dejé. Y me fui a trabajar, pues no tenía otra opción.

Guille, más calmado (claro el teléfono no era suyo), intentó algunos métodos que tampoco dieron resultado, hasta que decidió probar con el mito de la bolsa de arroz. Cogió un paquete entero de arroz bomba, una bolsita con zip-lock e introdujo el agonizante artefacto. Cerró la bolsa a cal y canto, y lo dejó reposar 48h en un armario.

Incomunicada y de duelo, pase esas horas pensando que ya no despertaría del letargo. Que me había cargado, en menos de un mes, el mejor de los juguetes. ¡Qué frustre!

Y entonces, dos días después, apareció Guille con la bolsa de arroz en la mano y el Iphone vivo en la otra. El arroz había absorbido la humedad del letal líquido y mi súper teléfono había resucitado.

No puedo más que homenajear al mágico arroz en el post de hoy, y con vítores preparar una receta que lo utilice en un delicioso postre, esta vez en forma de harina. Sin duda el cereal más generoso.

 

 

A continuación los Financiers de Pera, Avellana y Mantequilla tostada.

 

 

140 gr. de mantequilla
1 taza de harina de arroz
2  cucharadas de maizena
2 cucharaditas de polvo royal
1 pizca de sal
1/2 taza de avellanas molidas
1/2 cucharadita de canela
1/2 taza azúcar moreno
1/3 taza de miel
2 huevos
1 cucharadita de extracto puro de vainilla
2 peras maduras ralladas

En una ollita cocina la mantequilla hasta que el fondo se tueste o esté de color marrón claro y desprenda un aroma a fruto seco. Pasa por un colador y deja enfriar. Reserva.

En un bol grande tamiza la harina de arroz, maizena, avellanas, polvo royal, sal, canela.

En otro bol más pequeño mezcla el azúcar moreno, la miel, los huevos y la vainilla. Bate con unas varillas. Añade la mantequilla tostada e incorpora bien. Finalmente vierte esta mezcla al bol con los ingredientes secos hasta conseguir una mezcla homogénea. Incorpora la pera rallada.

Coloca la mezcla en un molde para financiers o en uno para hacer bizcocho tipo loaf. Hornea de 15 a 20 minutos según tu molde o hasta que el palillo salga limpio.

 

Tips:

1. Este bizcochito no crece mucho pero es muy húmedo y esponjoso, no lo recomiendo para hacer cupcakes, pero si madeleines.
2. Una receta sin gluten, que es otro de los beneficios del arroz, perfecta para celíacos.
3. Decora espolvoreando con azúcar glas o con peras caramelizadas, por ejemplo.

 

Hace un año: La Operación Bikini. NY Times Chocolate Chip Cookies

Hace dos años: Leonard Cohen en la Cocina. Bizcocho de Naranja y Rosas

COMMENTS

  • 5 junio 2013

    Rosa

    Pues no sabía yo de esa «propiedad» del arroz!!!
    Yo hice unos panecillos con arroz también, y me encantó el resultado.

  • 5 junio 2013

    Vane

    Aaaaai si te hubiera conocido antes!!
    Hace unos 6 meses mi movil (viejuno pero querido) se deslizó sigilosamente desde mi bolsillo del pantalón a la taza del retrete. Menos mal que fue antes de empezar… el caso es que, ni secador, ni sol ni nada consiguió revivirlo. Asi que despues del enfado y mas tarde la pena compre un iphone con el que ahora estoy encantada.
    Un besazo y VIVA EL ARROZ!!