Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Title Image

Blog

El germen de todo el proyecto

La Plancha. Crema Catalana

Hoy me he encontrado una plancha de viaje, una de planchar ropa pero en miniatura que debe tener al menos unos 40 años. Si mal no recuerdo era de mi abuela Rubio, así le decía a mi abuela paterna, una mujer especial, una bogotana caraqueña a la que quise mucho y recuerdo siempre. Otro día les hablo de ella.

Volviendo a la plancha, no me viene a la memoria en qué momento metí en la maleta este electrodoméstico de colección, el cual no he utilizado jamás. Supongo que mi mamá me la dio porque la planchita tiene en el enchufe un adaptador de potencias y claro a mi me vendría de lujo en Europa, pero tengo casi cinco años aquí y, ya ven, estaba escondida, no ha viajado nunca y menos ha planchado.

La plancha me hizo pensar en las planchas antiguas, aquellas que se utilizaban en el siglo XIX, que se calentaban con carbón y que hoy en día algunos conservan como objetos decorativos. Y entonces, me acordé de la Crema Catalana! No, no estoy loca, bueno sí, un poco. Y es que todo lo que veo me recuerda o me lleva a pensar en una receta. Quina obsessió.

La Crema Catalana tiene una preparación muy sencilla, es un postre tradicional de la tierra que ahora me acoge, aunque se disputa la autoría con la Crème brûlée de los franceses. En mi opinión lo que hace especial este postre es esa capa de azúcar quemada que se fractura cuando introduces la cuchara y ésta se sumerge en la sedosa crema.

¿Qué cómo se consigue esa capa? Con una plancha de hierro. Ven que no estoy tan loca.

Como yo no soy exactamente hábil con las planchas, aunque no sean de ropa, he recurrido a un soplete de uso culinario para obtener el efecto quemado y ha quedado fenomenal!

La receta de la Crema Catalana que les invito a preparar es del álbum de recetas de la abuela de mi marido, me la dio mi suegra escrita con una letra ya un poco borrosa en un papelito amarillo, que me hizo conocer un poquito a la señora Vicenta.

 

 

A continuación la receta de la Crema Catalana

 

 

1/2 litro de leche
4 yemas de huevo
125 gr. de azúcar
Canela en rama
Un trozo de corteza de limón
20 gr. de almidón de cocer.

Pon la leche a hervir junto a la corteza de limón y la rama de canela. Con esto conseguirás aromatizar la leche.

Reserva un chorrito de leche y en él disuelve el almidón.

En un recipiente de porcelana coloca las yemas y el azúcar, incorpóralas con una espátula o cucharón de madera, dando vueltas, siempre hacia el mismo lado, hasta lograr una mezcla homogénea. Entonces agrega un chorrito de leche (que esté templada, no hirviendo) y simultáneamente remueve. En ese momento ya podrás incorporar poco a poco el resto de la leche y finalmente el almidón. Siempre removiendo.

La mezcla se coloca en el fuego por aproximadamente unos 10 minutos o hasta que espese, siempre dando vueltas. No dejes que hierva. Una vez fuera del fuego remueve unos segundos más.

Finalmente, vierte la preparación en los platitos para servir y deja enfriar del todo.

Para quemarla: Espolvorea la crema con azúcar y pasa por encima una plancha de hierro caliente o un soplete.

Salen 6 raciones.

Tips:

1. Eso de añadir primero un poquito de leche y después el resto es muy importante, pues iguala las temperaturas y evitará que se corte la preparación.
2. Añade el almidón utilizando un colador fino para que no caigan grumos.
3. Otra manera de saber si está lista, es cuando la crema napa el cucharón, es decir, que crea una capa espesa en la que puedes dibujar.
4. Cuela la crema antes de servirla para obtener un resultado fino.

Que rica es la Crema… y el pa amb tomàquet (pan con tomate) de los catalanes.