Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

Insoportable Adolescencia. Maple Bundt Cake


La adolescencia es una etapa que una vez que la superas parece que no la hubieras vivido, que nunca fuiste así de insoportable e inmadura, que los niños de hoy son mil veces peor. Piensas que era otra época y que no tenías tantas libertades como ahora. Quizás sea verdad que las generaciones cada vez son más desinhibidas y avanzadas, pero la insoportabilidad no creo que sea un factor variante. Además, hay que sumarle que, por lo general, te pones fea, narizona. Para salir corriendo, pues. Y tú te crees la última coca-cola del desierto. Amas a tus amigos, y odias a todo el que no te deje hacer lo que tu quieres. Sientes que te las sabes todas.

Cocinando, para variar, me vino un recuerdo de aquella época. Tenía trece años y mi amiga Daniela me había invitado a pasar un mes veraneando en Miami en la casa de su familia. Era la primera vez que viajaba sin mi mamá o alguien de mi familia por tanto tiempo (exceptuando los campamentos de verano a los que siempre fui acompañada de mis primas). Nada más embarcar en el avión nos transformamos en las niñas más monstruosas, escandalosas y tragonas que puedan imaginar.

Era la hora del desayuno y aparece la aeromoza/azafata y nos pregunta “do you want pancakes or cheese omelette?” y Daniela contesta “both”, es decir, ambas cosas. La mujer se le queda viendo ojiplática y le aclara a la jovencita que debe seleccionar una de las opciones. Ante la repetida respuesta de mi amiga, y supongo,  para evitar conflictos a tantos pies de altura, ambos desayunos, tortitas con maple syrup y tortilla de queso, terminaron en su bandeja. Se las comió.

Daniela es un palo de flaca, incluso después de haber tenido dos bebes, pero en aquel entonces no lo era tanto, comía como nigua* y me pegó su glotonería. A la semana de haber llegado ya me había engordado, su padre me escondía el zumo de naranja marca Tropicana porque me lo tomaba como agua. Cada mañana desayunábamos waffles/gofres bañados en sirope de arce; almorzábamos cualquier variedad de fast food en el centro comercial y cerrábamos la jornada de compras con calóricos helados y recién horneadas galletas de la Sra. Fields.

Un día subimos a Pompano Beach, al norte de Miami, para visitar a otras amigas del colegio que pasaban allí el verano. A las afueras de la urbanización había un IHOP Internacional House of  Pancakes (Casa internacional de las tortitas), lugar al que decidimos ir a contarnos nuestras cosas y evidentemente a comer. Pero mucho no hablamos y poco comimos. Lo
que de verdad hicimos fue un estropicio.

Al ser una casa especializada en panquecas, la variedad de jarabes y siropes que colocan en la mesa era extensa.  Desde el clásico maple, que fue el único que realmente probamos, el de chocolate, que acabó chorreando por nuestras caras con gesto de ratón; o el de arándanos, que manchó toda nuestra ropa. De la mesa mejor no hablamos. Ni un bebé hubiera hecho tal desastre, fue verdaderamente para matarnos. Pero en ese momento no podíamos parar de reír, sólo disfrutábamos y nada más.

Hay un denominador común en esta historia de adolescentes, y es que el sirope de arce nos acompañó durante toda la vacación. Han pasado muchos años de este episodio de la pubertad y lo he rememorado haciendo este apetitoso Bundt Cake, de nada menos que de Maple Syrup, un jarabe muy especial que me traje de mi reciente viaje, comprado en un mercado ecológico en el que se me caían las medias por cada producto. Les recomiendo que lo hagan para desayunar un domingo, sírvanlo con un buen café y degústenlo en buena compañía. Un riquísimo sabor a desayuno americano les invadirá y creerán que hay una tortita escondida dentro de un bizcocho.

A continuación la receta del Maple Bundt Cake
Basada en Martha Stewart Recipes

2 tazas de harina
2 cucharaditas de polvo royal
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1/2 cucharadita de sal
180 gr. de mantequilla (temperatura ambiente)
1/2 taza de azúcar moreno
2 huevos grandes (temperatura ambiente)
1/2 taza más 2 cucharadas de sirope de arce
2 cucharaditas de extracto de vainilla
1 taza de crème fraîche.
Precalienta el horno a 180ºC/350ºF. Engrasa y enharina un molde de 20cm o para Bundt Cake.

Mezcla la harina, el polvo royal, el bicarbonato y la sal. Tamiza y reserva.

En una batidora eléctrica bate la mantequilla y el azúcar hasta obtener un aspecto cremoso y claro. Añade los huevos uno a uno, que se incorporen bien. Agrega el sirope de arce y la vainilla. Por último, la harina en 3 partes alternándola con la Crème fraîche.

Pasa la mezcla al molde y hornea por 40 minutos, debe quedar dorado oscuro. Una vez fuera del horno déjalo reposar cinco minutos y luego desmolda con cuidado. Deja enfría el pastel sobre una rejilla.

Salen 8 a 12 porciones.

Tips:

1. Qué todos los ingredientes estén a temperatura ambiente es muy importante, sino la mezcla puede cortarse. Si te pasa con la harina se arreglará.
2. Si quieres un resultado más esponjoso monta las claras e incorpóralas al final, yo lo prefiero.
3. Una vez frío, puedes bañar el Bundt Cake con más jarabe de Arce, si eres realmente un fan lo amarás. O espolvoréalo con azúcar glass que fue lo que yo hice.

*Nigua, se dice, en venezolano, de las personas que comen mucho.

COMMENTS

  • 11 enero 2011

    luisa

    te ha quedado genial. Es verdad lo que dices de la adolescencia no nos acordamos que tb pasamos por ella. Bss

  • 11 enero 2011

    silvia

    Ohhh!!! cuanta verdad hay en esta historia, en casa tengo dos adolescente con una ventaja….están guapos y sin granos!!:)))pero muy muy pesados!!!les haré este apetitoso Bund cake a ver si se regulan esas hormonas. Me ha encantado como has descrito lo de Miami, estube hace dos años y en un momento he revivido todo, el azucar de Arce, tortitas, Tropicana etc, ha sido genial como tu Bund!!!
    Una abraçada!!!

  • 11 enero 2011

    Keni

    Dios! yo soy la pobre azafata y me tiro del avión. Menudos elementos debiáis ser!
    ¿Si tomamos este desayuno americano, volvemos a la adolescencia?…Pues vamos a ello!

  • 11 enero 2011

    Rosaleda

    Hay la adolescencia, esa temida y querida época….. cuantos recuerdos, cuantoas cosas que olvidar…

    Me ha encantado la historia, y el bundt tendré que probarlo aunque no se si podré encontrar por aquí buen sirope de arce.

    Besos

  • 12 enero 2011

    LiLi

    jejeje como me he reido con este cuento! Que gorditas eramos! que horror y que insoportables! Extranio a todas mis amigas 🙁

  • 12 enero 2011

    Anonymous

    Seguimos gordojas de mente! BB. Que rica se ve

  • 12 enero 2011

    Rosel

    jajaja ana que gracia!! me haces recordar lo antipatica que era en esa epoca, por Dios!! Muy buen post!!! Para ti tambien un excelente año 2011!!
    un beso

  • 16 enero 2011

    Laube

    jajajajajaja Lo que me he reído imaginándote tan "insoportablemente tragona". jajajajajajajaaja. Concuerdo contigo en que esa fase, que hay que vivir, es realmente horrorosa. Te crees que te las sabes todas y que eres un diamante que nadie sabe ver. El ombligo del mundo!.
    Bueno, en cualquier caso, ese bizcocho me parece realmente bello… una escultura tal vez?
    Un besote

  • 16 enero 2011

    Laube

    Por cierto,

    "Un grupo de blogueras estamos tratando de que la gente retire la verificación de palabras y/o la publicidad que aparece en una ventana emergente, es una simple sugerencia que nos ayudaría a agilizar el sistema de comentarios. Gracias!"

  • 18 enero 2011

    A. Rubio Henríquez

    @todos los anteriores, mil gracias por los comentarios, he estado desaparecida por falta de tiempo, pero les prometo que ya no soy tan insoportable jajajaja. XX

    @Laube, prometo mirar lo de la verificación… pero publicidad también sale? qué lío… besotes

  • 27 enero 2011

    Anonymous

    Ana, como siempre Genial….bendita adolescencia, me encanta el Bundt cake, cerca hay varias tiendas, donde podre conseguir el jarabe de arce…..a ver si me animo. Copio la receta. Muchos Besos MAR del Foro

  • 30 enero 2011

    E chef

    Ana, me he daod una vuelta para ver alguna entrada nueva y claro al no encontarla me he detenido a ver los post pasado, este post lo habia visto pero no me había detenido a leerlo, y mira lo bueno que estaba!! ya no digo nada de la receta que al saber que eres toda una artista cocinera de primera, ya casi no nos quedan palabras, pero lo que si es que tienes una forma de expresar maravillosa, y te comentaré que tuve una adolescencia que pasó entre competiciones de natación y tennis, clases de teatro, coro, ballet y por supuesto clases de cocina, vamos mi Madre tan estupenda me mantuvo ocupada y creo que es una estupenda idea mientras el presupuesto te lo permita!! así que tengo grandes recuerdos de esa época sin preocupaciones ni obligaciones, empezando a aprender que importante es responsable y constante, y es que cada edad es lo máximo y nos aporta una enseñanza, y sólo me que da por decir que viva la vida!! y sobre todo que viva el amor!!
    un beso grande guapa!!
    Pili
    Tu E Chef
    http://tuechef.blogspot.com

  • 5 febrero 2011

    Anonymous

    Cuánto arte!
    Inmaconhi
    Muaaaaak