Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

El Nido. Triángulos de Cacao, Chocolate Blanco y Avellanas

Tardes de domingo que pasan en compañía de un destornillador, un rodillo o una brocha. Discos de vinilo o CD’s que buscan desesperados otro lugar en una casa de dimensiones limitadas. No hay opción, aquella habitación en la que antiguamente dormían los invitados, se seleccionaba la música que ambientaba una velada y guardaba todo aquello que no era indispensable para la vida diaria, de pronto se ve atacada por el futuro cercano, muy cercano…

La llegada de un bebé, esa personita minúscula que aún no conoces, se impone en las prioridades más inminentes y deshace cualquier patrón de tu cotidianidad. Hasta ahora, no habíamos sido muy conscientes de que aquello que crece en mi panza vendría en breve para ponernos la vida patas arriba. Pero qué equivocados estábamos, es que no hace falta que llegue para que se trastoque todo… Y cuando digo todo, es todo.

El niño no ha visto la luz, y la caja de herramientas no deja de intervenir en nuestros, ahora, pasatiempos: quitar y poner estanterías, tomar medidas para ver qué y cómo caben los hipotéticos muebles que acogerán al futuro miembro de la familia (olvídate del cine, ir a comer…),  y cuando finalmente el sofá te acoge, entonces, decenas de ventanas de tiendas de diseño y ropa para bebés atiborran la pantalla del ordenador para recordarme las mil y una cosas que necesito o me gustaría comprar antes de ponerme como un bombo o que explote como una piñata. Es el síndrome del «nido».

Y por si fuera poco, el gran armario situado al final del pasillo, aquel que un día os enseñé y que desprendía aromas de confitería, azúcares y especias, ahora se ve invadido de ropita, cuentos, zapatos y demás accesorios minúsculos que todavía no conocen a su dueño. En casa ya no queda ni una taza de medir, ni una cápsula para hacer un cupcake, o un molde básico para elaborar el más básico bizcochito… ¡El fín de una era!

Crujientes triángulos de cacao, chocolate blanco y avellanas se han colado entre tanto barullo, para recordarnos que no debemos dejar que los cambios nos alejen de la cocina por placer. Y de vosotros, nuestros queridos lectores, que cada martes se pasan por aquí a degustar con nosotros la propuesta de la semana.  No se preocupen que aunque tengamos el destornillador (o biberón) en una mano siempre quedará libre la otra para amasar, batir, y hornear… ¡a comer galletas!

A continuación la receta de Triángulos de Cacao, Chocolate Blanco y Avellanas

230gr. de mantequilla (temperatura ambiente)
1 taza de azúcar
1 huevo
1 cucharadita de extracto puro de vainilla
2 1/3 tazas de harina todo uso
2/3 taza cacao en polvo
3/4 cucharadita de polvo royal
1/2 cucharadita de sal
1/2 taza de taza  de chocolate blanco cortado
1/2  taza de avellanas cortadas (no trituradas)

Tamiza la harina, el cacao, el polvo royal y la sal. Reserva.

Bate la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla clara y esponjosa. Añade el huevo hasta que ser incorpore, agrega la vainilla. A velocidad mínima, añade la mezcla de harina, bate hasta que se incorpore y se haya formado una masa. Por último, agrega el chocolate y las avellanas amasando sobre una superficie limpia.

Divide la masa en cuatro porciones y forma 4 cilindros de 5 cm de diámetro aproximadamente. Puedes darle forma de triángulos aplanando las tres caras y afinando los bordes con la ayuda de alguna rasqueta o la yema de tus dedos. Envuelve en papel film cada uno y refrigera por 1 hora como mínimo.

Precalienta el horno a 180ºC/ 350ºF. Prepara las bandejas de horno con papel sulfurizado o sil-pad.

Saca una de las tiras de masa, y sobre una tabla y con la ayuda de un buen cuchillo afilado ve cortando porciones de 1/2 centímetro de grosor. Colócalos ordenadamente sobre la bandeja de horno, cuidando la distancia entre cada porción (1 dedo aprox.). Hornea por 8 o 10 minutos o hasta que veas que están firmes.  Deja enfriar sobre una rejilla.

Tips:

1. El cacao debe ser puro, muy fino y oscuro
2. Puedes reducir la cantidad de azúcar para que queden más amargas
3. El chocolate blanco puede ser sustituido por el tipo que más te guste.
4. Para cortar la masa es imprescindible que esté firme y muy fría, incluso le puedes dar un toque de congelación para asegurarte que no se pierda la forma triangular al cortar.
5. Vigila el horno, ya que al ser una masa muy oscura se pueden quemar sin darnos cuenta.

Hace un año: La Tienda. Blue Diamond Cupcakes

COMMENTS

  • 13 noviembre 2012

    María

    Se ven divinas! un vicio seguro. del Nido no tengo experiencia, todavía.
    Saludos,

  • 13 noviembre 2012

    La receta buenísima pero lo que os espera aun mejor!!!

  • 15 noviembre 2012

    Vane

    Quina pinta tenen aquestes galetes…mmm… i amb xocolata blanca per dintre…No crec que em pugui resistir, les faig aquest divendres segur!!
    Jo fa 8 mesos que vaig tenir el meu primer fill i t’asseguro que els canvis que estas fent ara per trobar lloc a tot el que has tret per fer l’habitació son una petita part del que t’espera…però el que no saps és que és realment EMOCIONANT i mil vegades POSITIU… simplement s’ha de viure i disfrutar. Molta sort!

  • 18 noviembre 2012

    Hola a todos!
    Puedo dar fe de que aquí encontrareis la mejor repostería del mundo!
    Un saludo!!

  • 21 noviembre 2012

    Tiene una pinta estupenda, creo que me voy a atrever a hacerlos a ver qué me sale :-S

    Enhorabuena y mucha suerte!!!