Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

El Benefactor. Mochaccino Cupcakes

Sábado estupendo, de esos días que les sacas el jugo y lo aprovechas de forma ociosa y gratificante. Empezó con una comida fabulosa en el Botafumeiro, marisquería de Barcelona, en compañía de mi amiga Isabella, su querida madre y su tía abuela, a quien conocemos como Tía Chita, una señora entrañable de 93 años con memoria prodigiosa, que sigue pateando el mundo y sus museos con la energía de una quinceañera.

A continuación del soberano banquete de frutos del mar y  un postre celestial (soberbias cañas de apóstol), una caminata nos llevó al MACBA. Allí hicimos un encuentro de tres amigas del colegio [se sumó Adriana con su barriga de ocho meses] que entre la obra de Antoni Muntadas y la Colección de La Caixa hablaban de la vida, del embarazo y de la inmortalidad del cangrejo. Nada como salir con tus amigas más antiguas.

Después de unas cuantas contracciones falsas, Adri decidió irse a casa y no inventar mucho, Isa fue reclamada por su madre para que la ayudara en unas compras y Guille llegó para reunirnos con Rodrigo, amigo común. Un bar de la calle Joaquín Costa fue el lugar seleccionado para pasar la velada y cenar, donde sendas y sabrosas hamburguesas cayeron entre pecho y espalda.

La noche dio inicio con tres comensales y terminamos siendo ocho a la mesa. Amigos de amigos fueron sumándose. Cervezas, vino y algún gintonic, nos hicieron dejar atrás las espléndidas hamburguesas que sólo los primeros tres habíamos degustado.

Finalmente, pedimos la cuenta, Rodrigo la observa, se sorprende y le dice al camarero:

-Amigo (lo de amigo lo digo yo, no él): no cobraste las hamburguesas.
-No, porque ya fueron canceladas. -Responde el camarero.
-No puede ser, por favor, verifícalo, porque los tres que comimos seguimos aquí y no hemos pagado nada.

Y así se fue el “amigo“, camino a la caja para cerciorarse del pago de nuestra cena. Volvió:

-Tal y como le dije antes, sus hamburguesas más bebidas fueron pagadas por un benefactor que ya se marchó.

Estupefactos.

-Pero, ¿cómo puede ser?, ¿quién?, ¿por qué?… ¿Dejó nota de amor?, ¿nos conoce?
-No tengo más información- Aseguró el camarero.

Y así nos quedamos, sin datos adicionales del bizarro acontecimiento. Intriga, incredulidad. Análisis sin resultados, razón por la que decidimos no darle más vueltas al asunto y disfrutar de haber tenido un mecenas en la cena.

Nos tomamos un mochaccino, que sí pagamos, y por eso hoy ofrecemos unos cupcakes muy especiales. Bizcocho de chocolate bañado en intenso café, y coronado con un suspirito de nata montada salpicada de canela. Y por supuesto, a la salud de nuestro benefactor.

 

 

A continuación la receta de los Mochaccino Cupcakes

 

 

125 gr de mantequilla
125 gr. de azúcar moscovado
2 huevos
125 gr. de harina
1 cucharada de cacao puro en polvo
1 cucharada de café instantáneo
1/2 cucharada de polvo royal
1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 pizca de sal
50 gr. de chocolate 52% derretido
2 cucharadas de leche
1 taza de café negro (utilicé Juan valdez orgánico) más 30 gr. de azúcar

Precalienta el horno a 180ºC/350ºF

En un bol mezcla los secos: Harina, cacao, café, sal, bicarbonato y polvo royal. Reserva.

Por primera vez he utilizado el procesador de alimentos para la elaboración de la masa. Coloca en éste la mantequilla y el azúcar, procesa por unos segundos, agrega los huevos uno a uno dando un golpe de procesador después de cada adición. Añade los secos y procesa lo mínimo, sólo hasta conseguir una masa homogénea. A continuación, retira la cuchilla del procesador y añade el chocolate derretido y la leche, incorpora con espátula. Divide en vasitos desechables de café. Hornea por 15-18 minutos o hasta que el palillo salga limpio.

Haz una taza de café negro y llévalo a ebullición con 30 gramos de azúcar para que ésta se disuelva. Deja reducir por 5 minutos.

Pincha repetidas veces los bizcochos con un tenedor, baña cada uno con el almíbar de café en caliente.

 

Para la Crema

200 ml. de nata 35% (muy fría)
50 gr. de azúcar glas
1/4 cucharadita de extracto puro de vainilla

En la batidora eléctrica, con las varillas, monta la nata. Una vez empiece a aumentar su volumen ve añadiendo, poco a poco, el azúcar glas. Añade la vainilla. Cuando veas que ha doblado su volumen puedes acabar de montarlas con varillas manuales para evitar que se corte.

 

Decoración

Con una manga pastelera y la boquilla de tu elección decora cada cupcake con la nata. Espolvorea con canela al gusto.

 

Tips:

1. Este bizcocho está pensado para ser bañado en el café u otro almibar, sin baño, para mi gusto, quedan secos.
2. Puedes sustituir los vasitos por papelitos de cupcakes normales.
3. Para montar la nata recomendamos que el recipiente dónde vayas a montarla también haya estado en la nevera.
4. Para colocar la nata, el cupcake puede estar caliente si lo sirves al momento, pero si no mejor que esté a temperatura ambiente.
5. Decora tus vasitos con pegatinas y personalízalos. Aquí tienes algunas!

 

COMMENTS

  • 10 enero 2012

    hi ha que tenen sort, i tu ets una d’elles!!! a mi mai m’ha passat una cosa similar! segur que les hamburgueses encara eren més bones! jajajajajjaja. El café no m’agrada, però t’asseguro que no li faria un lleig a aquests cup-cakes!! petonets

  • 10 enero 2012

    Que bueno!! ay, la fama, la fama, jajaja todavía exiten los benefactores como estos, besitos

  • 10 enero 2012

    Qué suerte! Los cupcakes tienen una pinta bárbara.

  • 10 enero 2012

    ¡Caray, qué suerte! a mi nunca me ha pasado éso.

    Los cupcakes están chulísimos y seguro que muy ricos, no tienen pinta de ser nada empalogosos y éso me gusta aún más.
    Feliz semana.Un beso.

  • 10 enero 2012

    Que suerte lo de vuestro benefactor¡¡¡ Estos cupcakes son de vicio¡¡¡ Un beso.

  • 10 enero 2012

    Hace no mucho yo también me encontré con mi cuenta pagada! 🙂
    Y tras la sorpresa vino la alegría, porque fue en el Hard Rock Café, que no es barato…, y tras indagar…llegué a dar con quien me invitó.
    Tus cupcakes son una pasada, no como las mías, justo las publiqué hoy, pero es que era la primera vez que utilizaba una manga pastelera, jajaja…
    Un beso, y me llevo una!

  • 10 enero 2012

    Una historia preciosa.

    Y unos cupcakes, deliciosas….

    Besos y buena semana

  • 10 enero 2012

    Qué cosas más curiosas pasan! seguro que ya nunca olvidas ese momento, ahora os toca a vosotros seguir la cadena 🙂 Buenísima receta!

  • 10 enero 2012

    Suertuda…
    Me vienes al pelo. El otro día encontré en CASA vasos pequeñitos para el café, de cartón, ideales, de varios colores. Me compré 37656738348 tubos, con intención de hacer los mismos cupcakes, pero me pregunto cómo narices se comen ahí!! se rompe el papel porque pueda perder un poco de forma en el horno? a cucharadas? a lo bestia??
    Help!! 😉

  • 10 enero 2012

    Nena, me encantan estos cupcakes!!! Tienen que estar de muerte y la presentacion..preciosa! Podrías haberlos presentados a mi concurso de postres!!!animate que hay plazo hasta el 25…un besotee

  • 10 enero 2012

    jjjj

  • 11 enero 2012

    Madre! Pero dinos dónde exactamente porque me planto allí mañana mismo no vaya a ser que a mi también me toque. Qué suerte que alguien adnaba generoso por allí.
    Y qué ricos los cupcakes.
    Besos

  • 11 enero 2012

    se ven deliciosos y me encanta que están hechos para ser cubiertos con algún jarabe

  • 11 enero 2012

    Que suerte y que bonito detalle, curioso, y delicioso como estos cupcakes que para mi serían un vicio total por el café intensooo!!!

    Mil besos bonita y buena entrada de año :D!

  • 11 enero 2012

    Uns cupcakes preciosos, i una idea genial de presentar-los així!

  • 11 enero 2012

    Jajajaja, me imagino la cara de sorpresa que deberías poner.

    Y si ya las hamburguesas eran deliciosas seguro que gratis mucho más…

    Yo de momento me conformo con mirar estos magnificos cupcakes, que no tendría ningún problema el comermelos ahora mismmito…

    Un besote

  • 11 enero 2012

    Manderley

    Me cachis, y yo que no encuentro nunca un benefactor de esos… que alegría querer pagar y que ya esté pagado.

    Unos pastelitos riquísimos con sabor a café y chocolate.

    Besos

  • 11 enero 2012

    Jajajaja ya te digo yo lo que pasó!! El padre, la madre, o ambos de alguno de vosotros estaba cañeando en el mismo bar o en el de enfrento, os vio, os lo pago y hasta luego! Así no gastabáis, que la vida esta muy mala!! Y os dejaba con la gracia… ahora a pensar! Quien de vosotros tiene un padre de lo más cachondo???

    Me ha enamorado la manera de presentar estos cupcakes!! Me la llevo! Artista!!

  • 11 enero 2012

    Rosi

    pero que sortarios! rico q la pasaste con Isa,
    beso

  • 12 enero 2012

    Bien, para empezar, a mí esas cosas no me pasan. Se sabe de invitaciones a bebidas por parte de un admirador pero regalar tres hamburguesas así, en grupo, es del todo inédito y sorprendente. En todo caso, una gran anécdota, quizá debas repetir en el mismo local para ver si continúan sucediendo cosas tan fuera de lo común.

    Por otro lado, qué mordisco les pegaba yo a esas cupcakes…

    Un abrazo grande!

  • 12 enero 2012

    Nena, quina sort, a part del súper dinar, quina passada això del sopar.
    El C/Joaquin Costa, l’estan «reciclant» i cada vegada hi ha més coses xules.
    Millor el banyo en almívar que el cafè en dolços no em va gaire.
    Petons i bon any!

  • 12 enero 2012

    Qué curioso!!. hoy en día se hace raro este tipo de benefactor. No sería alguna persona de las que se fueron antes?. De todas formas, que ilusión esa intriga de no saber quién es. Ls cup cakes se ven deliciosos. Besos

  • 12 enero 2012

    Algún admirador WOW!!! jajaja buena manera de agradecerselo, yo los aceptaria encantada 🙂
    Un besote

  • 12 enero 2012

    que buenos tienen que estar y no será para menos porque con esa pinta.
    Un beso.

  • 15 enero 2012

    Genial, a mi esas cosas ninca me pasan!! que perfección de cupcakes, y presentados en sus vasitos de café, me encantan!!