Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

¿Dónde lo pongo? Gingerbread Bundt Cake.

Pensar en Lladró es viajar en un parpadeo a la mesa del salón principal de casa de mi abuela. Miles de figuras de esta marca reposan sobre una mesa de varios niveles junto a un teléfono antiguo, una lámpara arcaica, y el fondo de la pared con un papel tapiz que ahora está más in que nunca. La diferencia es que éste tiene años pegado a esa pared y deja ver la pátina que sólo el tiempo puede estampar.

Desde hace tres años cada diciembre me acuerdo de esa mesa repleta de las figuras tan kitsch, y por demás extrañas, que no se por qué razón mi abuela coleccionaba. ¿Sería por moda?, ¿se las regalaban?  La verdad lo desconozco, pero ahí siguen, con sus brillos, sus colores neutros y sus caras enigmáticas.

El por qué se me alborota el recuerdo en esta época se debe a que la familia de Sònia (nuestra amiga de Vilassar), muy inventora y animada, suele hacer el día 25 de Diciembre un intercambio de pongos. O sea, un amigo invisible de regalos espantosos, cursis, extravagantes y absurdos. Objetos de utilidad incierta y estética dudosa que te hacen preguntarte: y ésto… ¿dónde diantres lo pongo?

En el 2009 decidimos instaurar la noche de los pongos para los amigos. En vez de hacernos los regalos habituales, pasamos unos días en la búsqueda del “adorno” perfecto para arrebatar las carcajadas de los comensales y pasar un rato diferente.  Creo que los chinos hacen su agosto gracias a nosotros, no obstante,  lo que realmente tiene valor es encontrar un pongo que no sea comprado (tarea difícil teniendo una casa mínimal). Lo mejor o peor de todo, según se mire y el pongo que te toque, es que tienes que tenerlo expuesto por un año en un lugar visible de tu casa.

La semana pasada aprovechando el puente hicimos la cena de Los Pongos 2011, un convite en la que cada uno de los asistentes llevó un plato para degustar y hacer estómago para digerir el pongo. Carlota (la hija de Sònia) hizo los números de la suerte, esos que dictarían el orden de selección. Por azar me tocó escoger la segunda y me decanté por un paquete pequeño y discreto: un árbol de navidad a pilas, con luces vibrantes, que terminó como juguete de Pep. A Guille le tocó un libro sin hojas, perforado y con un reloj de arena lila en su interior que veo en frente de mi mientras escribo estas líneas. Os dejamos una foto de todos los pongos:

Como estoy fanática perdida del Gingerbread pues aquí les dejo uno de los postres de la noche, un delicioso, potente, intenso e increíblemente húmedo Bundt Cake de jengibre que lo puse en la mesa y, acto seguido todo el mundo supo donde ponerlo. ¡No era un pongo!

 

 

A continuación la receta del Gingerbread Bundt Cake
Basada en la receta original de Smitten Kitchen 

 

 

1 taza de cerveza negra
1/2  taza de melaza
1/2  cucharadita de bicarbonato de sodio
1 taza de azúcar moreno
1/2 taza de azúcar blanco
3/4 de taza de aceite vegetal
3 huevos
2 tazas de harina todo uso
1 1/2 de polvo royal
2 cucharadas de jengibre en polvo
1 cucharadita de canela
1/4 de nuez moscada recién molida
1/4 de cucharadita de cardamomo en polvo
1/4 cucharadita de sal

Precalienta el horno a 180ºC/350ºF

Engrasa generosamente un molde para Bundt Cake, espolvorea con harina y luego descarta el exceso.

En un cazo, lleva la melaza y la cerveza a punto de ebullición, retira del fuego y agrega el bicarbonato de sodio. Deja alcanzar la temperatura ambiente.

Tamiza la harina, el polvo royal, la sal y las especias. Reserva

En la batidora eléctrica, con las varillas, bate los huevos con el azúcar hasta que blanqueen y doblen su volumen. Agrega el aceite poco a poco en forma de hilo. Baja la velocidad al mínimo, añade la mezcla de harina, alternada con la melaza, en un máximo de tres adiciones de harina. Bate lo menos posible, hasta que veas que toda la harina se ha integrado.

Vierte sobre el molde, dale unos golpes sobre la mesa para eliminar las burbujas de aire en la masa. Hornea por 50 a 60 minutos, o hasta que el palillo salga limpio.

Deja enfriar sobre una rejilla 15 min. y desmolda en caliente.

 

Tips:

1. El molde ha de estar muy bien engrasado y enharinado
2. La receta original utilizaba una taza de melaza, para mi es mucho, pero puedes utilizarla si te gusta su intensidad.
3. Puedes ajustar las especias al gusto, incluso añadir ¼ de cucharadita de clavo molido.
4. Está muy buena de un día para otro, se acentúan los sabores y la humedad de la miga.
5. Se conserva muy bien cubierta  y a temperatura ambiente por 3 o 4 días.
6. Si no te animas a regalar pongos, regala dulces hechos por ti.

 

¡Recuerda que aún tienes tiempo de participar en nuestro sorteo de Navidad junto al Balcón Verde!

 

 

COMMENTS

  • 13 diciembre 2011

    Jajajajaja! Nosotros también lo hacemos, aunque lo llamamos «enemigo invisible». Es genial. Además, también en mi caso he querido llevarme alguna que otra figurita con el consecuente espanto y enfado por parte de la propietaria (y más cuando le digo para qué es), jajajaja!

    La receta, a todo esto, mortal ; )

    Un abrazo

  • 13 diciembre 2011

    Bueno me has arrancado una carcajada lo confieso al ver los pongos, que curioso nombre por cierto, desde luego son realmente espantosos pero debe ser divertidisima la velada, a ver a quien le toca el más cutril de todos, esta tarde entre a una tienda de chinos porque aunque impensable en alguna ocasión he encontrado algún cacharrito de cocina interesante, y desde luego podría haberme llevado unos cuantos «pongos» sin duda.
    El bizcocho sencillamente delicioso y se ve de una textura húmeda de veras.
    Un beso

  • 13 diciembre 2011

    jajajja, la meva mare també era fan del Lladró, i és horrorós!!! tela marinera amb el vostre amic invisible, portes una cosa lletja i et pot tocar una de pitjor, no??? sort d’aquest pastís que ho cura tot! jijiji. petonets reina

  • 13 diciembre 2011

    yo te busco sitio donde poner el bundt, pero no las figuritas jejeje

  • 13 diciembre 2011

    Nosaltres també farem el pongo aquest dissabte!! Ho estic desitjant! jajajaja
    El bundt cake espectacular! 😉
    Petonets
    Sandra

  • 13 diciembre 2011

    ¡Me encanta la idea! creo que la voy a copiar ya! tengo una repisa de casa llena de cosas horribles que me da pena tirar y eso sería la mejor opción jeje
    La receta espectacular… 😀

  • 13 diciembre 2011

    jajaja, que bueno Ana, pero te aseguro que pongo nada de eso durante un año a la vista , que horror. Tu bundt cake, delicioso. Bss guapa.

  • 13 diciembre 2011

    mmm qué ricura de bundt cake! desde aquí lo huelo… en cuanto a los pongos, tenemos unos conocidos que tienen la casa llena de ellos, a cual más pongo, y ellos encantados acumulándolos… qué barbaridad!
    😉 Besos!

  • 13 diciembre 2011

    Qué buena idea la del pongo, mucho más divertido que tratar de encontrar regalos útiles y apropiados. Y si, el gingerbread es tan rico y el tuyo se ve fantástico, vamos a anotar la receta. Saluditos

  • 13 diciembre 2011

    Los pongos de este año han sido horrorosos …desde luego lo que sí tenéis es un humor envidiable.
    Por el contrario el bunt cake es realmente fantástico, la mezcla de especias le da un toque maravilloso.
    Un beso.

  • 13 diciembre 2011

    Tela!!!!! no s´en salva ni un!!!! i no va caure al terra per accident cap??ja ja!!
    Ja tinc lloc per el pastís!!! aquest el posaré a mooooolts llocs!! petons

  • 14 diciembre 2011

    Que bona, m’has fet riure molt. Em penso que el que li va tocar el plat del papa va endur-se el millor regal eh ejejejjejej.
    Per cert, jo opino que les figures Lladró emocionen a tota dona d’entre 80-55 anys a molt estirar…. ja que la meva mare es declara fan incdicional. Per sort aquesta passió es va extingir en les pròximes generacions, uffffff

  • 14 diciembre 2011

    Jajaaj, me imagino la cara del afortunado al recibir el regalo…

    Yo para regalar pongos… no me haria falta ir a la tienda de los chinos, con ir a casa de mi suegra ya lo tendría solucionado, mil veces me pregunto de donde puede sacar esas horribles cosas, que a veces cuando las miro me dice…que la vols??? no només mirava…jajaja

    El bundt si que sé donde ponerlo… vaya si lo sé…

    Un petonet

  • 14 diciembre 2011

    Nosotros hace unos años que ya decidimos dejar de hacer el pongo, y es que te quedabas con cada cosa más rara…
    El bundt cake, seguro que está muy rico, con todas esas espécies debe tener un sabor muy especial.
    Un abrazo

  • 14 diciembre 2011

    Jajaja muy bueno lo de los pongos! Al menos los que te han tocado no son los peores. A ver si cuando pasen las fiestas nos vemos! Bss

  • 14 diciembre 2011

    la receta del bundt genial.
    y me parto con los «dónde lo pongo», yo tengo una caja llenita en el trastero… algún día la pondré en el cubo de la basura, jajaja.
    besos guapa

  • 14 diciembre 2011

    Jaja, qué gracia eso de los pongos 🙂 El bundt te ha quedado espectacular 🙂

  • 14 diciembre 2011

    Que divertido!! yo conocía los pongo de los recuerdos de boda, comuniones y bautizos…yo me quedo con el postre, el bundt me gusta más. Besitos

  • 14 diciembre 2011

    Tere

    te quedo precioso y seguro que bien rico!! un besotee

  • 15 diciembre 2011

    eva

    adoro los bundt cakes, su textura, los maravillosos moldes… este se tan y tan bueno que me llevo la receta (con tu permiso, claro).
    bs!

  • 15 diciembre 2011

    que pasada de bund cake… donde lo pones? en mi mesa!!!!!

  • 16 diciembre 2011

    Buf, trobo que encara vau tenir sort i això de tenir-ho exposat un any, quina tortura! ja,ja,ja
    Quan faig les galetes de gingebre no hi poso més especies, la propera vegada alguna més afegiré.
    Petonets.

  • 16 diciembre 2011

    Sweet querida!!!!, que divertido lo de los pongos! 🙂 realmente es una costumbre con la que seguro que pasais un buen rato y muchas risas…ahora que…que haras con tu pongo?, lo guardaras en un armario??? 🙂
    me encanta tu bundt, y me guardo la receta para cuando estrene mi nuevo molde con el que estoy más feliz que una perdiz!!!!!
    Cariños mi linda!

  • 16 diciembre 2011

    Manderley

    jajaja que gracia lo de los pongos, debe ser de lo más divertido!! Y qué hacéis con esos espantos?? Alguno terminará en el contenedor de basura supongo…
    El pastel se ve delicioso.

    Besos

  • 16 diciembre 2011

    Qué gracia las cena de «pongo». Mi círculo de amigos y yo a las cenas «yo pongo» las llamamos cuando cada uno trae un plato.
    Muy graciosos los regalos, desde luego, todo un suplicio tener que tener a la vista estos regalos durante un año!jaja
    Besos
    Mónica

  • 17 diciembre 2011

    que bonito y que rico se ve! me encanto la decoracion, te seguire 🙂

  • 19 diciembre 2011

    Hola!!!
    Pues qué divertido lo de los pongos, no había oído este término en la vida 😉 Me imagino las risas con cada regalo!!!!! Genial 🙂
    Y en cuanto al bizcocho, es maravilloso…Mándame un trocito 😉
    Me encanta el blog Smitten Kitchen, tengo un par de bizcochos que vi allí y que me muero por hacer.
    Un beso.

  • 19 diciembre 2011

    Este bundt cake no me lo pierdo, voy a hacerlo para merendar estas fechas navideñas, es ideal! lo de los pongos…..yo también tengo los que me han tocado este año, son horribles 😉 un beso guapa