Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

Asiento Reservado. Ponqué Marmoleado

Siempre he sido una fiel usuaria del transporte público, sobre todo del tren que comunica Vilassar con Barcelona, un tren muy agradable con vistas al mar durante gran parte del trayecto, y más agradable aún si viene vacío, pues has logrado evadir la hora punta. Sinceramente me gusta este recorrido, es bonito pasar entre pueblos y playas, escuchar música, escribir o leer el periódico mientras tanto, o si no tienes, robarle las letras al vecino de asiento de al lado.

Pero también, hay que decirlo, ir en tren puede ser agotador. Por ejemplo, cuando los guiris lo abarrotan durante el verano, y tienes que ir asado del calor, de pie y apretujado, lo que puede producir hasta desmayos. Yo prefiero esperar el próximo para evitar mareos y sentirme como ganado. Sin embargo, hay ocasiones que, por no llegar tarde, te embutes como sardina en lata dentro del vagón.

Otro caso, más reciente para mi, es que no haya sitio para sentarse, ni siquiera en aquellos puestos que se supone están reservados para personas mayores, con alguna discapacidad o mujeres embarazadas, léase yo. Te acercas a esa zona y ves aposentado a un carajito de 20 años con el skate, un señor de 40 escuchando música, y otra mujer maquillándose que ha quedado con su churri (o sea que ni mayores, ni discapacidad alguna), y tu ahí, con tu barriga de casi 6 meses, mirando fijamente el vinilo que indica que los asientos están reservados para esta minoría a la que brevemente pertenezco, y ninguno es capaz de decirte: ¿Se quiere sentar? Pues claro que me quiero sentar…  En esos momentos me gustaría que me invadiera el espíritu de mi abuela, que vergüenza no tenía ninguna, y decirle al muchachito del skate: “Mijito, déjame tu sitio que estás muy joven y yo horneando“. Pero no me sale…

Nuestra sociedad anestesiada de lo que atañe al vecino me deja perpleja, ¡es como si fueras invisible! Y de verdad que no lo digo sólo por mi, que al fin y al cabo es un estado momentáneo. Es que no tolero el incivismo egoísta… ¿Qué nos costará dejarle el sitio a un viejito?

Por suerte hay días en los que aún encuentras viajeros educados, hasta cuando no toca. La semana pasada un chaval, en la pre-adolescencia, se levantó para ofrecerle su sitio a un adulto de no más de 45 o 50 años, para sorpresa del mismo, que se sintió viejo en sólo unos segundos. ¿Tan mayor me ves? Le dijo… Y acabaron en el mismo asiento los dos, apretujados, compartiendo sus experiencias durante todo el trayecto. Yo al final no me pude sentar, pero salí del tren con una sonrisa, de esas que te arreglan el día.

Para todos los educados del planeta este ponqué marmoleado, betas de vainilla y chocolate con aroma de naranja que seguramente servirían para intercambiar un trozo por un asiento.

A continuación la receta de Ponqué Marmoleado

180 gr. de mantequilla
1 1/4 taza de azúcar
4 huevos
1/2 cucharadita de extracto puro de vainilla
1 3/4 tazas de harina
1 cucharadita de polvo royal
1/2 cucharadita de sal
1/2 taza de leche
80 gr. de chocolate 52% cacao
ralladura de 1 naranja

Precalienta el horno a 180ºC/350ºF

Engrasa y enharina el molde que vayas a utilizar. En un bol, tamiza la harina, el polvo royal y la sal.

En el microondas, funde el chocolate y reserva.

En la batidora elécrica, bate la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla esté cremosa y haya blanqueado. Agrega la vainilla y acto seguido añade los huevos, uno a uno, hasta que se incorporen bien. Baja la velocidad al mínimo y agrega alternadamente la harina con la leche, en tres partes.

En el envase donde derretimos el chocolate, vierte la cuarta parte de la mezcla e incorpórala con movimientos envolventes. Agrega la ralladura de naranja.

Por último, vierte en el molde capas alternadas de la mezcla de vainilla y de chocolate. Forma vetas con la ayuda de un palillo haciendo movimientos circulares. Hornea por unos 50-60 minutos, o hasta que el palillo salga limpio. Deja enfriar y decora a tu gusto.

Tips:

1. Recuerda que todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente.
2. Puedes prescindir de la ralladura de naranja si no te gusta. Te quedará un marmoleado básico.
3. Este bizcocho, gracias a su bonito corte, es muy recomendable para sorprender a tus invitados.
4. El chocolate derretido, no debe dejar que se enfríe del todo, pues se cristalizará. Ha de estar templado para que se integre bien en la masa.

Hace un año: De Cirugía Plástica. Pie de Guayaba

COMMENTS

  • 30 octubre 2012

    Andreina garcia

    Una pregunta básica…para una ignorante de la cocina como yo. Cuanto tiempo tengo que meter el chocolate en el microondas para que se derrita? Besos!!!

  • 31 octubre 2012

    Qué bueno encontrar gente que todavía cede su asiento y qué suerte hacer todos los días un viaje mirando el mar.
    Te ha quedado precioso el bizcocho. Besos

  • 31 octubre 2012

    Rosa

    Jajaja…si, a mi me pasó lo mismo.
    Yo estaba embarazada de 8 meses (barrigón) y tuve que ir Girona-Bcn de pié. Pasó el revisor y no hizo levantar a nadie…alucinante!
    Cuando llegué a mi destino, me fuí a la oficina de atención al consumidor y puse una reclamación. Al cabo de un tiempo recibí contestación…por lo visto, pusieron los vagones que creyeron oportunos (sólo creyeron oportuno poner 3 vagones)
    Patético.
    Esto es Renfe

  • 1 noviembre 2012

    Te ha quedado genial, este lo he visto varias veces y hace tiempo que le tengo ganas, a ver si me pongo un día.
    Un abrazo

  • 6 noviembre 2012

    Emilia Mejia

    Hola!
    Tu web está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacate@gmail.com

    Saludoss!!

  • 28 noviembre 2012

    Guapa!

    Qué de tiempo sin pasar por tu blog 🙁 y es que he llevado unos meses de loco.
    Este finde he estado en bcn y la verdad me he acordado de ti!
    Tu ponqué marmoleado se ve genial y el fondo de la foto espectacular.
    Un beso grande,
    Valen