Lorem ipsum dolor amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor massa. Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus.

Baker

Follow Us:
Contacto
+34 696 228 506
Mar - Sab: 10:00 - 17:00h / Dom: 10:00 - 13:00h

Blog

1936. Ponqué de Queso

 

Una mujer llamada Carmen enviudó de un farmaceuta, que según dicen (porque no aparece en su acta de defunción) murió de tuberculosis. La viuda se vió sola con tres hijos, dos varones y una niña, y aunque al principio debió ser duro, decidió no amilanarse ante la situación y salir adelante. Contrató a un farmacéutico para que llevara el negocio de su difunto marido y además, comenzó a trabajar en la cocina, en su cocina.

Adquirió la extraordinaria cualidad de calcular al dedillo menús para bodas, fiestas de cumpleaños y demás convites. En palabras de hoy, montó un servicio de catering de categoría.

Fue pasando el tiempo y la mujer vendió la farmacia. Ya no la necesitaba. Cocinando sacó a sus hijos adelante: un flamante médico, un odontólogo de renombre y una mujer con talante, que estudió Educación Física, trabajó en la Creol Petroleum Corporation* con Mr. Smith como jefe y luego se casó con un eminente otorrino, que la sobornó con la misma paga mensual que recibía en su empleo para que no trabajara más.

El 21 de octubre de 2009 mi abuela se despidió del mundo terrenal y yo en una suerte de ritual de despedida hurgué en su mesita de noche a ver si encontraba algún tesoro, y tuve suerte. Un libro de recetas datado el 20 de Diciembre de 1936 de mi bisabuela Carmen Teresa de León-Díaz -Sí, la señora del catering de mediados de siglo XX- apareció de la nada. Sus recetas de antaño estaban en mis manos.

La libreta de tapas negras, con papel amarillento algo desgastado, que mi abuela nunca nos había mostrado, emergió para hacerme el día. El libro está escrito a mano, con esa letra de invitación de matrimonio que antes tenían todas las mujeres educadas en colegios de monjas. Comencé a leerlo como si fuera una novela interesantísima, saboreé cada palabra y, por supuesto, me asaltaron las ganas de preparar todos los platos que describía la reliquia recién hallada: Espuma de Salmón, Polvorosa de Pollo, Pastel de Oro, Ponqué Violento, Receta Disparatada de una Rusa… y así sesenta páginas repletas de exquisiteces, incluso, agar-agar.

Las descripciones de las  recetas son de coger palco, pues Carmen apuntaba los ingredientes en libras, cuando ahora en Venezuela se utilizan los kilos. Otras están en costos: dos bolívares de almidón, una locha* de azúcar… algo complicado de seguir hoy en día con años de inflación y un cambio de moneda de por medio. Pero lo mejor de lo mejor es que una vez explica el procedimiento de preparación de cada plato termina diciendo “después se come”. Que delicia de señora.

Mi tío Leo y yo sacamos copias para la familia y me traje otra copia para que se ensuciara en mi cocina. Desde aquel día he puesto en práctica muchas de sus recetas y hoy les regalo una de mis predilectas. Un ponqué de queso blanco, dulce y salado, perfecto para desayunar, sencillo, sin florituras, decadente, sabroso y con muchos años.

 

 

A continuación la receta del Ponqué de Queso de mi Bisabuela

 

 

 

10 huevos
¼ de kilo de mantequilla
¼ de kilo de queso blanco (rallado)
¼ litro de leche
½ kilo de azúcar
400 gr. de harina (usé 350 gr.)

 

Precalienta el horno a 180ºC/ 350ºF

Bate la mantequilla con el azúcar hasta que blanquee. Agrega la leche poco a poco, después añade los amarillos de huevos uno a uno. Sigue batiendo.

Aparte monta las claras a punto de suspiro.

Vuelve a la mezcla anterior, baja la velocidad al mínimo, y añade la harina en tres partes hasta tener una mezcla homogénea. Posteriormente, con una espátula, incorpora el queso rallado y por último las claras montadas.

Vierte en un molde de 20 cm. Hornea por 1 hora o hasta que esté dorado y el palillo salga limpio. Deja enfriar en una rejilla. Después se come.

Salen 12 a 14 porciones.

 

Tips:

1. Mi bisabuela no especifica qué tipo de queso, sólo que es blanco, así que utilizo queso tierno pero tiene que quedar buenísimo si el queso es más salado.
2. Si quieres que se sienta más el contraste baja la cantidad de azúcar. Yo le quite 50 gramos porque además me gusta menos dulce.
3. Hice media receta, es una medida perfecta si no tienes mucha gente en casa.
4. Busca en los cajones de tu abuela o tu tía, seguro que encuentras algún tesoro.

 

*Creole Petroleum Corporation, fue una empresa petrolera que operó en Venezuela. Llegó a ser, a mediados de los cuarenta, el primer productor de petróleo a nivel mundial.

*Locha, denominación equivalente en valor a 2.5 centavos (de la unidad monetaria «Peso Fuerte» y 12.5 céntimos de la unidad monetaria sucesora «El Bolívar». Ya no existe.

COMMENTS

  • 28 junio 2011

    ¡Qué historia tan preciosa! Sin duda la mejor herencia que se puede recibir de una tatarabuela! Enhorabuena

  • 28 junio 2011

    Esas libretas son para "casi" matar por ellas. Vaya encuentro tuviste. Mi madre lo tenía todo en papelitos que he ido pasando a limpio con mucho amor.
    El ponqué tiene que ser delicioso, el aspecto que tienen es estupendo. Los probaré.

    Besitos guapa.

  • 28 junio 2011

    Qué maravilla de libreta debe ser…
    Y todo es como esté ponqué? me muero por copiártelo…
    Divino!

  • 28 junio 2011

    Anonymous

    Bella la historia de mi abuela!!!!Murió cuando yo tenía 4 años, por lo que no tuve el honor de comer sus deliciosoa platillos. A dios gracias, mi mamá heredo su talento!!! y tu tambien!!!

  • 28 junio 2011

    que post más bonito que bien cuentas las cosas, te me pongo en favoritos para visitarte a menudo. Y menuda joya teneis es maravilloso, y recuerda siempre con una sonrisa a tu estupenda abuelilla.
    Ah la receta estupenda, y los moldes no digamos. Enhorabuena a ti y tu abuela. muac.

  • 28 junio 2011

    Qué historia más bonita y que buen recuerdo os dejó 🙂
    Mi abuela se entretuvo en escribirme todas sus recetas antes de que yo me cambiara de ciudad para que supiera cocinar algo jaja y todavía hoy, cuando voy de visita, muchas veces me las explica.
    Ese ponqué tiene una pinta estupenda, no podía ser menos viniendo de las recetas de la abuela, verdad? 🙂
    Besos

  • 28 junio 2011

    Qué historia tan bonita! Me encanta el ponqué 😉
    Besos

  • 28 junio 2011

    Que maravilla, vaya tesoro que has encontrado… me imagino la ilusión que te haría.
    Nunca he probado el ponqué… pero su aspecto es inmejorable y muy, muy apetitoso.
    Saludos

  • 28 junio 2011

    Me encantaría ver esa libreta, todo un recuerdo precioso, la historia muy bonita. Y este dulce asombroso.

    Besitos

  • 29 junio 2011

    Qué historia tan apasionante, me ha encantado¡!

    Petó

  • 29 junio 2011

    Qué post más bonito, ya echaba de menos tus relatos. Tu bisabuela debió ser una mujer increíble y esta receta que tan riquísima se ve, es para guardarla como un tresoro. Aunque cueste de hacer la traducción y equivalencia de ingredientes, vale mucho la pena! Muchas gracias por compartirla!

    Muchos besos!

  • 29 junio 2011

    Me encantan tus historias, es que me meto en ellas, un gran libro o mejor un tesoro!!! una receta muy rica y tentadora, gracias por compartirla. Bss

  • 29 junio 2011

    Ana!
    Definitivamente me tienes enganchada con tus historias, ese recetario debe ser una reliquia para ti. Cómo recuerdo esa letra de la que hablas, mi abuela tenía una letra perfecta, tanto que llevaba los libros de un banco en aquella época que eso se hacía a mano!
    Esta receta suena muy bien y hace poco descubrí una especie de queso palmita aca en Madrid así que estoy muy tentada a prepararla.
    Como siempre, tus presentaciones impecables.
    Un besote

  • 29 junio 2011

    Qué moldes tannnnnnnnn bonitos pero lo mejor de todo es lo rico que tiene que estar.

    Besos.

  • 29 junio 2011

    esta receta es un pequeño tesoro…..y el libro un grandísimo tesoro!!, madre mia, me encantan tus historias y esta en especial es de película.
    Tu último consejo es para seguirlo, desde luego……
    bss!!!

  • 29 junio 2011

    Qué entrada tan bonita, me has enganchado a la historia desde la primera línea!

    No conocía este dulce, pero tiene que ser maravilloso, espero poder hacerlo algún día de estos.

    Te mando un besote enorme!!!

    Posdata: muchísimas gracias por haber participado en el sorteo, te deseo muchísima suerte!

  • 29 junio 2011

    Estava clar que havíes de tenir gens cuiners!!! ;P aquest tipos de receptes són fatàstiques!! la d'avui m'encanta (quin dia, no?) així que apuntada!!! petonets bonica (per cert, si en aquesta llibreta veus alguna recepta interessant per proposar a Memòries no ho dubtis!!!!!!)

  • 29 junio 2011

    Una historia deliciosa aderezada con este panque de queso lleno de sabores geniales, un placer siempre visitarte!

    Besiños.

  • 29 junio 2011

    Una historia deliciosa aderezada con este panque de queso lleno de sabores geniales, un placer siempre visitarte!

    Besiños.

  • 29 junio 2011

    Es una historia muy bonita y la libreta para tenerla como oro en paño, un tesoro.
    El ponqué se ve exquisito, has heredado el buen hacer en la cocina de tu bisabuela.
    Besos.

  • 29 junio 2011

    Una historia preciosa y el libro de recetas un tesoro maravilloso.
    Me encanta como escribes porque es como vivirlo.
    Este ponqué de queso tiene que estar espectacular.
    Besos

  • 29 junio 2011

    Ana waoo no me sabia esa historia tan bella vale, que ricoo y ademas que hit que recuperaste esas recetas, quiero la de la espuma de Salmon, un beso friend, TQM

  • 30 junio 2011

    Qué maravilla de libreta! Me encantaría tener una así. De esta forma si que se te quedan bien guardadas las recetas familiares y un montón de recuerdos bonitos. Bss guapa!

  • 30 junio 2011

    me a encantado tu historia y me la he leido enterita y que suerte tener una abuela asi y que os dejo ese regalo tan bonito

  • 30 junio 2011

    delicioso! es muy lindo encontrar esos tesoros familiares, de los q despues no te podes desprender!

  • 30 junio 2011

    ¡Me ha encantado la historia!

    Un beso

  • 30 junio 2011

    Nunca había oído hablar de esta receta, pero a juzgar por los ingredientes y el aspecto , debe estar riquísima!!! que buena con el queso!!! muchos besos

  • 1 julio 2011

    Vaya historia de superación!!!. Ideal la receta, muy apetecible.
    bss

  • 1 julio 2011

    Me ha encantado la historia de tu abuela..adoro las historias de mujeres valientes!!!
    Mi hija se ha enamorado de su pastel..asi que te robo la receta para hacersela!!!!
    nos vemos a mi vuelta de vaciones linda!!!

  • 1 julio 2011

    @tod@s mil gracias, es uno de las mejores herencias que se pueden recibir! valor incalculable. Este bizcocho además es muy fácil de hacer, casi básico, pero a la vez de sabor muy especial. Pronto les regalaré otra receta de esta reliquia… besos y feliz verano a los que ya se han ido de vacaiones.

  • 1 julio 2011

    Una gran mujer tu bisabuela; me ha encantdo leer su historia; gracias.
    El ponqué se ve delicioso.
    Un beso.

  • 2 julio 2011

    Esta entrada me ha enganchado muchísimo!

  • 2 julio 2011

    Una entrada preciosa, y el ponqué se ve delicioso!
    Saludos.

  • 4 julio 2011

    Gracias por las felicitaciones!!!!! qué bella!!!

  • 9 julio 2011

    Simplemente me uno al resto de comentarios y me quedo con la expresión "monta las claras a punto de suspiro"… ¡qué preciosidad! me ha hecho… ¡suspirar!
    Gracias por compartirla con nosotros. Un saludo.

  • 20 julio 2011

    Hola Sweet!!

    Muchísimas gracias por tu comentario en mi blog!

    Hasta aquí me he venido para con tu permiso quedarme de seguidor! menudo blog original que tienes! me he leído 3 ó 4 "historias" y no puedo decir otra cosa que………. GENIAL!!!!

    Este Ponqué me ha dejau bizco del todo!!!!

    Y siendo tu blog y tú tan Sweet! te invito a que veas un dulcerío que acabo de publicar ahora mismo! espero que te guste!

    http://tito1972ml.blogspot.com/2011/07/tiramisu-con-chocolate-cafe-y-crema-de.html

    Muchísimas gracias de nuevo!!!! todo un placer encontrarte!!

    🙂

  • 21 julio 2011

    Qué cosa más rica!!!!! Guarda esta receta como oro en paño, vale?. Creo que yo también la guardaré.
    Un besote