http://orderdrugsonline247.com/buy-cialis-pill-online . order levitra on line . buy viagra 25 mg . buy pfizer viagra . generic cialis soft tabs canada pharmacy . purchase viagra 100 mg online . http://rxtablets-online-24h.com/canada/generic-cialis-no-prescription . safe genuine cialis online . low cost levitra . viagra order in australia . lexapro low cost . cheapest viagra ever . http://order-online-tabs24h.com/pfizer-levitra/ . order viagra online from canada

Vivir en un pueblo tiene muchas ventajas. Aunque tengas que bajar cada día a currar a Barcelona, no hay nada como salir de la ciudad y regresar a tu nidito a las afueras, a desconectar de todo. Pero también agota. Agota despertarte por la mañana, y perder parte de la energía de tu primer café en un trayecto en tren abarrotado o un atasco infernal con humos grises y caras largas.

Desde hace unas semanas, sin embargo, y por motivos de trabajo, nos hemos trasladado a vivir (más bien a dormir) a Barcelona. La verdad es que no se vive nada mal. Es un lujo poder dormir una hora más, y llegar paseando a tu oficina. O salir por la noche e irte a tomar algo sin estar mirando el reloj, el horario del último tren, o sin poder tomarte ni una cerveza porque tienes que conducir hasta casa.

La vida social en la ciudad se multiplica. Cuando estás en el pueblo, los planes han de organizarse mínimo con un día de antelación. Si te llaman tus amigos un sábado a las siete de la tarde para bajar a tomar algo, has de tener mucha fuerza de voluntad para salir de tu sofá, o de tu bañito en la playa, cambiar el chip y hacer el trayecto hasta el centro.

Pero no es sólo una cuestión de diferencia de distancias, es un cambio en tu realidad diaria. En el pueblo sales por la puerta de tu casa y para ir a comprar el pan te cruzarás con muchas caras conocidas. El peluquero, que te recordará que ya va siendo hora de que le visites; la de la librería de la esquina, siempre en la puerta fumándose su cigarro; la del colmado de más arriba, donde medio pueblo le fía; la pescadera a la que sigues comprando a pesar de que no te sepa quitarte las espinas; o la carnicera, que siempre te cuenta su vida. A todos les saludas diariamente con una sonrisa.

En la ciudad no existe ese grado tan alto de contacto o de confianza con los que te rodean, sin duda, pero tienes acceso a muchas otras cosas. Como por ejemplo a la cultura. Barcelona te ofrece una agenda diaria tan amplia que es imposible quedarse en casa. Sin ánimo de parecer pesados (creo que es el tercer post que lo comentamos), volvemos a recomendaros la programación de Screen Festival, que afronta su última semana con la organización de una nueva edición de Loop, la feria internacional de videoarte que se muestra en las habitaciones del hotel Catalonia Ramblas a partir del próximo jueves. Si te animas a venir, Sweet 180º participa el mismo día 31 desde las 17h, ofreciendo una merienda en el marco de la inauguración de miniSCREEN, proyecto interesantísimo que acerca el vídeo y el arte a los más jóvenes. Habrán proyecciones y más sorpresas, ¡os esperamos!

Ya tendremos tiempo de descansar en nuestro pueblo, y volver a escribir una oda a la vida relajada.

 

 

A continuación la receta del Bundt Cake de Crema Agria

 

 

1 taza (250gr) de mantequilla (temperatura ambiente)
1 1/2 tazas de azúcar
2 huevos
1 taza de crema agria
1 cucharadita de extracto de almendra
1 cucharadita de polvo royal
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 pizca de sal
2 tazas de Harina (todo uso)
Ralladura de limón
Precalienta el horno a 180°C/ 350°F.

Tamiza la harina, el polvo royal, bicarbonato y la sal. Añade la ralladura de medio limón y reserva.

En la batidora eléctrica bate la mantequilla y el azúcar hasta obtener una mezcla clara y esponjosa, a continuación baja la velocidad y agrega los huevos, uno a uno, hasta que se incorporen. Agrega el extracto de almendra.

Añade entonces, alternadamente, la crema agria y la harina, siempre en tres partes y comenzando y acabando con la harina, con cuidado de no batir en exceso.

Coloca la mezcla en un molde previamente engrasado y enharinado para que no se pegue. Y déjalo cocer una hora aproximadamente. Cuando el palillo salga limpio estará listo.

Tips:

1. No recomiendo usar extracto de almendra marca Wilton. Tiene un sabor un poco artificial
2. La crema agria la puedes encontrar en la mayoría de grandes superficies.
3. Este bizcocho es perfecto para desayunar
4. Recuerda usar todos los ingredientes a temperatura ambiente.
5. Puedes espolvorear con azúcar glas o hacer un glaseado para terminar.
6. Disfruta del verano, ya sea en el pueblo o en la ciudad.

 

Hace un año: Después de las Ocho. Helado de After Eight
writing personal essaysФонаричехол Nissangopro hero 3 siverMichelin X MultiWay 3D XZE рулеваяюмористический рассказ о восхождении на гору фиштукладка ламината на деревянный полпогода на пхи пхицена на уличную видеокамеруStockPair Reviewфитнес в кредитденежный кредит этоnissan almera в кредитмебель в кредит спбsoft-for-hacking.com

Publicado por Sweet 180º · 14 Comments
Tagged with:
 

14 Responses to Soy de Pueblo. Bundt Cake de Crema Agria

  1. Rosi dice:

    que rico,paz y tranquilidad,Caracas esta infernal!!!!!!
    tu sabes que aqui no hay crema agria,el yogurt natural y limos es lo mismo,verdad?

  2. Susana dice:

    Yo soy una gran defensora del pueblo en la que vivo, pero reconozco que bajar a la calle y encontrarse la vida que tiene la bella Bcn no tiene precio.
    Así que me encuentro con el corazón partido.

    Petó

  3. Manderley dice:

    Un bundt riquísimo sin duda, tiene un aspecto estupendo.
    Yo también vivo en un pueblo costero cercano a Málaga y lo mejor de este pueblo es que no es de «guiris», por lo que la vida en él es estupenda con todos los beneficios y perjucios que ello aporta. Lo que sí hecho de menos es levantarme un pelín más tarde y llegar a casa antes, pues desde hace 5 años vivo en este pueblo, antes vivía cerca del centro de Málaga, imagina.

    Besos

  4. judith dice:

    doncs sóc súper utbanita i no ho canvio per res!!!! encara que de tant en tant l’Yves em diu qe semblo de poble! jajajajajajja. un bundt fantàstic. molts petonets guapa

  5. Mayte dice:

    Un bundt de lujo….y si estar en un pueblo es una delicia, tranquilidad y belleza en uno…la ciudad enamora, pero a ratos!

    Mil besos.

  6. Caty dice:

    En Mallorca las distancias son muy pequeñas, yo vivo a 18 km. de Palma y me gusta, pero también me encantaría vivir en el centro de la ciudad en pleno bullicio, dónde no necesito coche…estoy experimentando con los bundts y tengo poquitas recetas, así que probaré esta. Un besito

  7. Maryar dice:

    Todo tiene su lado bueno y malo y la verdad aunque yo soy muy urbana, me relajaba mucho las temporadas que he estado en un pueblo. Sin embargo no se yo si me acostumbraría a vivir siempre allí. Supongo que es acostumbrarte.
    El Bundt te quedó precioso, esponjoso y muy alto. Ha de estar muy rico.
    Muacs

  8. Andrea dice:

    Holaaa! Hace mucho que no escribo por aquí (auqneu te leo siempre eh??? )
    Mmm qué rico ese bundt! Se ve con una textura muy suave…
    Yo me quedo con el pueblo. Nací en una gran ciudad, me casé y tuve mi primera hija allí, pero era una gran ciudad donde nos conocíamos todos, siempre decíamos que era una ciudad pueblo. Cuando llegamos aquí vivimos en Castelldefels un par de años y trabajar en Barcelona se nos hacía pesado, tal cual tu lo describes, el tema del tren, etc, etc. Al mudarnos a éste maravilloso pueblo, hemos ganado tranquilidad , y no lo cambio por nada! Me encanta Barcelona para pasear, por su parte cultural, como bien dices, pero no podría vivir allí, me estresa, jeje. Así que Ana querida, me quedo con el pueblo. besos!

  9. Como bien dices hay cosas buenas de vivir en un pueblo pero también cosas buenas de vivir en una ciudad o en tu caso en una gran ciudad como es Barcelona.

    El bundt perfecto y precioso! Besos

  10. Isabel dice:

    Yo soy de ciudad, pero tenemos una casita en Los Picos de Europa, en un pueblecito muy carca de Covadonga y Cangas de Onís. Cuando estoy allí soy feliz, qué tranquilidad, los pajaritos, el verde… vale, pero estoy deseando volver para cruzar corriendo las calles en rojo con tacones!! 😉
    En cualquier caso, el bundt me encanta, lo probaré!

  11. laurilla dice:

    que bundt tan rico, te ha quedado perfecto 🙂
    pues yo vivo en un pueblo, pero cerquita de la ciudad que si no me aburriría mucho. así que creo que soy de ciudad pero ya que vivo a las afueras intento también aprovecharme de las ventajas y la tranquilidad del pueblo…así que lo mismo soy más de pueblo. que lío. besos!

  12. Un exquisito bundt!!! Me encantan este tipo de bizcochos y los moldes tan maravillosos donde se hornean.
    VIvir en un pueblo tiene sus ventajas, respecto a la tranquilidad. Pero en cambio ciertas desventajes, no tenemos a nuestra disposición muchas de las cosas que encontramos en una gran ciudad. Siempre es cuestión de encontrar el equilibrio y poder disfrutar al máximo de la vida.

    Un beso,

  13. Jetsa dice:

    De pequeña pensaba que los pueblos eran aburridos, pero al cambiar de barrio mi opinión ha «cambiado» también. Vivía en un barrio muy antiguo de esos que antes eran pueblos y fueron absorvidos por la expansion de la ciudad. Un barrio en el que todavía hay una plaza central, casas de 2 alturas, su iglesia y como tú cuentas, verdaderos vecinos a los que sonries mientras as por la calle. Hace poco mis padres se trasladaron a un pueblo cercano (no más de 45 minutos en coche) y allí ganaron ‘calidad de vida’, y lo más sorprendente se relajaron, aprendieron a respirar aire puro, ahora han tenido que volver a la ciudad y echan de menos los amaneceres, los tonos verdes de las montañas, el silencio… Por todo esto y mucho más espero trasladarme a una casa de pueblo donde disfrutaré de todo lo que he comentado y donde me imagino cocinando y horneando mientras entra la brisa de las montañas.
    Gracias por tu receta y tu increíble blog.

  14. Laura dice:

    Yo he encontrado ambas cosas en Sevilla. Vivo en pleno centro y ya soy amiga de medio barrio (mis chicas de la farmacia, la chinita ‘del chino’, el de la carnicería, la de la panadería…) Si no fuera por que ya estamos a 40º y aún es mayo (y el mar está muy lejos) diría que es la ciudad perfecta.