http://orderdrugsonline247.com/buy-cialis-pill-online . order levitra on line . buy viagra 25 mg . buy pfizer viagra . generic cialis soft tabs canada pharmacy . purchase viagra 100 mg online . http://rxtablets-online-24h.com/canada/generic-cialis-no-prescription . safe genuine cialis online . low cost levitra . viagra order in australia . lexapro low cost . cheapest viagra ever . http://order-online-tabs24h.com/pfizer-levitra/ . order viagra online from canada

palmeritas_sweet180g

La publicidad es necesaria, no lo discuto. Lo que no se exhibe no se vende (dicen por ahí) y los medios para investigar, leer e influir a los clientes son cada vez más desarrollados y premeditados. Juegan con nuestros sentimientos y sensibilidades, y se cuelan en nuestra cabeza para hacernos creer que si no consumimos tal o cual producto no seremos felices. Y debo decir que lo entiendo, dado el sistema en el que vivimos.

Lo que no puedo llegar a digerir es el por qué muchas campañas de marketing se desarrollan de forma correcta y cuando llega el momento del cierre del anuncio que describe aquello que se quiere vender terminan con la frase “…y mucho más”. ¿Qué se supone que significa? A mi entender se carga todo lo dicho anteriormente, es como quitarle importancia a lo que vendes porque además hay otras cosas, que en el fondo, seguramente, ni existen.

En mi opinión, no creo que por colocar más caracteres en el texto con una construcción gramática tan vacía incrementen los beneficios, tampoco creo que nadie responda a este reclamo publicitario preguntándose que será realmente ese ” y mucho más” que ofrecen.

Estos menesteres no son mi especialidad, ni he trabajado en una agencia que desarrolle dichas campañas, pero como cliente me exaspera leerlo o escucharlo en tan repetidas ocasiones.

Digamos lo que tenemos que ofrecer, y hagámoslo bien, sin engaños innecesarios. Hoy en el blog palmeritas francesas de hojaldre. Doraditas, crujientes, divinas y punto.

 

 

 

A continuación la receta de las palmeritas francesas de hojaldre

 

Para el hojaldre sigue la receta del hojaldre que publicamos hace unas semanas, cuando hablábamos de los croissants.

Después de los estiramientos, y de su reposo en la nevera, realiza un último estiramiento dejando la masa en formato rectangular. Esparce una buena cantidad de azúcar por encima y por debajo de la masa (sobre la superficie de trabajo), de tal manera que se reparta por ambos lados.

Enrolla la masa realizando tres pliegues por cada lado (por la derecha y por la izquierda) hacia el centro y deja reposar la masa en la nevera una hora aproximadamente.

Una vez esté fría, realiza cortes de 1/2 cm de grosor con un cuchillo bien afilado y coloca las piezas en una bandeja de horno con su papel anti-adherente, con un buen margen de separación entre ellas.

Hornea a 180ºC/350ºF entre 18 a 20 minutos, o hasta que estén bien doraditas. A nosotros nos gustan bien crujientes.

 

Tips:

  1. Una vez realizado los cortes, si se te despegan los pliegues, ayúdalos con las manos para que queden bonitas.
  2. Puedes cubrirlas de chocolate una vez hayan salido del horno. Derrites un poco de chocolate con unas gotas de aceite y lo bañas por uno de los lados, dejando enfriar antes de comértelas.
  3. Se conservarán crujientes varios días en una lata bien cerrada.

 

Hace un año: Verde y Sana Pasión. Bundtcake de Té Matcha
Hace dos años: Un Pozo sin Fondo. Macarons Infalibles
Hace tres años: El Tupper. Peras Melosas en Hojaldre
Hace cuatro años: Click. Cupcakes de Té Chai
AcustomEssayкак узнать позицию сайтациклевка паркета ценаВидеорегистратор blacksys CL-100B 2CH GPSReplay FD29туры в серенгети веснойGreat Wallгорящие путевки 2014справка формы 86LIC347 Фонарь 1 x 5.5W Side Torch & Mountкупить мазда 3 в кредитдебет 01 кредит 08кредит на мебельвзять кредит 10000скачать кроссфаер бесплатно

Publicado por Sweet 180º · 1 Comment
Tagged with:
 

One Response to Palmeritas de Hojaldre, sin más.

  1. IFeelCook dice:

    Sirva para lo que sirva ese “y mucho más”, estas palmeras tienen una pinta… Quizás sirvan para lo mismo, para dejar volar la imaginación del consumidor. Quién tuviera una ahora cerca, ay.