http://orderdrugsonline247.com/buy-cialis-pill-online . order levitra on line . buy viagra 25 mg . buy pfizer viagra . generic cialis soft tabs canada pharmacy . purchase viagra 100 mg online . http://rxtablets-online-24h.com/canada/generic-cialis-no-prescription . safe genuine cialis online . low cost levitra . viagra order in australia . lexapro low cost . cheapest viagra ever . http://order-online-tabs24h.com/pfizer-levitra/ . order viagra online from canada

marquesachocolate_sweet180g.jpg

Hace unos cinco años estaba en una reunión familiar celebrando el cumplaños de un primito de Guille. Un ambiente agradable y distendido, con bocadillos variados, pastel y unos cuantos terremoticos corriendo y brincando de un lado para otro. Como una fiesta normal. De repente, salió de entre el baúl de los juguetes una pistola de plástico. Lo típico. Un juguete más que forma parte de la colección de artilugios para que nuestros hijos sean «niños felices». Pasé cinco minutos observando, y de pronto de mi boca salió la sentencia: «Nunca le compraré a mis hijos una pistola de juguete, ni que sea de agua». Todos los asistentes, y sobre todo Jordi, el papá del cumpleañero, se rieron, y se siguen riendo, de mi tajante afirmación.  «Deja que tengas hijo» -replicó, «es imposible que no caigas, te la pedirá y como todos los amiguitos la tendrán, pues tan normal irás a la tienda a comprarla.  ¿Cómo van a jugar si no a indios y vaqueros o a soldados?»

Cinco años después, soy madre de un terremoto que seguro no tardará, lamentablemente, en pedirnos una pistola o una escopeta, y aunque me he tragado muchas palabras desde que Leo nació (pues esto de la paternidad no se entiende hasta que no lo vives), mis palabras sobre las armas de juguete no me las tragaré. No digo que el carajito nunca tocará una, pues si juega con niños que la tengan y cae en sus manos pues cayó. Pero en nuestra casa no entran, ni se compran, ni se regalarán como un juego «divertidísimo».

Señores, nos quejamos de los niños armados de Oriente Medio, o de los barrios marginales latinoamericanos, que nacen en unos ambientes hostiles de «sálvese quien pueda» (que o dispara o lo matan), y no nos damos cuenta que aunque sea de plástico barato estamos poniendo en las manos de nuestros hijos armas que en algunos casos parecen de verdad. Se que los padres lo hacemos con cierta ingenuidad, pero nuestro gesto alimenta la normalidad de crecer con estos letales objetos, y lo lamento, pero no es normal. Que patalee si quiere, pero en casa no entra, ¡punto!

La paz empieza en tu casa, la manera de que el niño se entretenga me niego a que sea a punta de gatillo chimbo, mientras nos horrorizamos al ver las noticias en las que nos matamos entre nosotros mismos, humanos contra humanos, por razones tan diversas y a veces tan absurdas. Al menos, mientras mi hijo crezca, que sea con una pelota o una rama de árbol. Ese será nuestro humilde gesto por la paz en este colapsado mundo.

Tras esta inocente reflexión os dejamos con la receta de la marquesa de chocolate, que muchos nos habéis pedido últimamente preguntándonos qué pasaba con el blog. Muchas semanas sin publicar, lo sentimos, ¡esperamos poco a poco recuperar el ritmo!

 

 

A continuación la receta de la Marquesa de Chocolate

 

 

300 gr. de nata
300 gr. de chocolate min. 52% cacao
1/2 vaso de leche
1 cucharada de ron añejo
1 paquete de galletas tipo María
200 gr. de crema inglesa

 

Para la crema inglesa:

60 gr. de nata
60 gr. de leche
1/2 cucharadita de extracto puro de vainilla
2 yemas
50 gr. de azúcar

Comienza separando las yemas, colocándolas en un bol. Mezcla con el azúcar con la ayuda de unas varillas y reserva.

Paralelamente pon la leche y la nata en una ollita y lleva a punto de ebullición. Retira del fuego y vierte sobre la mezcla anterior, removiendo constantemente. Regresa toda la mezcla a la olla y deja cocinar a fuego lento hasta que llegue a 80ºC o nape la espátula. No dejes de remover o se cuajará el huevo. Cuando esté lista pasa la crema por un colador.

Derrite el chocolate y mezcla con la crema inglesa.

A continuación monta la nata (bien fría) y cuando la crema inglesa mezclada con el chocolate haya bajado a unos 40ºC emulsióna con la nata montada, con ayuda de una espátula haciendo movimientos envolventes. Procura añadir primero un tercio de la crema a la nata, para igualar densidades.

Prepara un molde desmoldable, fórralo con papel de horno, y comienza colocando primero una capa de la mousse de chocolate, luego una capa de galletas humedecidas en la leche con ron. Repite la operación 3 veces siempre terminando con crema de chocolate. Congela.

Cuando ya esté congelada pasa la Marquesa a la nevera para poder desmoldar. Colócala boca a bajo en la bandeja o plato a servir, espolvorea con cacao y cubre los laterales con galleta triturada o frutos secos tostados.

 

Tips:

1. Podéis sustituir la cucharada de ron por Amaretto por ejemplo. O prescindir de ella, la intención es dar un toque más «adulto» al sabor.
2. No dejéis de remover nunca mientras hagáis la crema inglesa, o se os convertirá en una dulce tortilla.
3. Disfrutad de su fresco mordisco durante todo el caluroso verano.
4. Conserva siempre en la Nevera, y si es por más de 4 días congela.

 

Hace un año: Vilassar para Comérselo. Tarta Helada de Cacao y Toffee
Hace dos años: Para Ponerte Contento. Tulipas
Hace tres años: Historias Sumergidas. Tres LechesVisionDriveгугл адвордс отзывыaffordable website promotionдля Cowonsextoys suisseперегон авто из европыкупить шкафgopro hero3 black specsцена на мед справкукредиты доска объявленийкредит 0 0 24взять кредит 10000деньги в долг великий новгородбезопасность p2p соединения

Publicado por Sweet 180º · 2 Comments
Tagged with:
 

2 Responses to La Pistola de Juguete. Marquesa de Chocolate

  1. MARIA CARDONA dice:

    Buen verano !!! Comparto tú reflexión. Mis hijos ya crecidos y yo entradita de años…. Te diré que me pasó el mismo caso, aunque yo ya lo tenia asumido desde hacia mucho tiempo. Y no han tenido ningun truma, al contrario la realidad la ven a diario y son jovenes con estudios y con trabajos esporadicos. Disfruta de Leo y solo con tus herramientas del obrador podeis disfrutar jugando.

    Hasta pronto
    Maria

  2. IFeelCook dice:

    Comparto tu reflexión. Yo también pienso así y espero poder cumplirlo cuando tenga a mis hijos. Como por el momento no los tengo, mantengo a rajatabla todas las cosas naïfs que pienso sobre su educación, la maternidad, etc,. Ya tendré tiempo de toparme con la realidad 🙂
    Qué bien que volváis por el blog. Y qué rica esta marquesa de choco.
    ¡Feliz verano!